Un blog para profesores de español

Inicio » Blog de formacionELE » Motivación y tareas: claves para enseñar español para jóvenes

Motivación y tareas: claves para enseñar español para jóvenes

La enseñanza del español para jóvenes presenta unos desafíos propios y, a la vez, una serie de oportunidades únicas. Este grupo de edad, caracterizado por estar inmersos en una transición constante y por su búsqueda de una identidad propia, requiere instrumentos pedagógicos que respondan a sus necesidades psicológicas, cognitivas y emocionales. En este artículo, exploraremos cómo el enfoque por tareas se alinea perfectamente con estas necesidades, transformando el aula de ELE en un espacio dinámico y significativo para los adolescentes.

Los jóvenes: un grupo meta especial

Los estudiantes adolescentes, en su proceso de forjar una identidad y descubrir el mundo más allá de sus hogares y escuelas, cuentan con unas necesidades y características únicas. Es evidente que experimentan cambios físicos, emocionales y cognitivos significativos, mostrando a menudo una mezcla de rebeldía, necesidad de pertenencia a un grupo y búsqueda de autonomía. Estos cambios se reflejan en su comportamiento en el aula, en la que puede ser común la falta de motivación y la tendencia a la distracción. Esta etapa de la vida requiere, por lo tanto, un enfoque pedagógico que no solo transmita conocimientos lingüísticos sino que también responda a esas características cambiantes.

La motivación y la didáctica de las tareas

Una de las principales barreras en la enseñanza del español para jóvenes es la falta de motivación. A diferencia de los adultos, los adolescentes suelen asistir a clases por obligación más que por interés propio. Aquí es donde la metodología de las tareas brilla especialmente. Al centrarse en actividades comunicativas y significativas, este enfoque proporciona un contexto real para el uso del idioma, fomentando la implicación y la motivación de los estudiantes.

El enfoque por tareas: aprender haciendo

La metodología de tareas se basa en el principio de aprender haciendo. En el contexto del ELE, las tareas comunicativas son unidades de trabajo en el aula que implican a los alumnos en la comprensión, manipulación, producción e interacción de la lengua, centrándose en el significado más que en la forma lingüística. Este enfoque refleja cómo aprendemos en la vida real y es particularmente efectivo con los adolescentes, quienes se benefician de actividades prácticas y relevantes para su vida diaria.

Ejemplos de tareas en la clase de ELE

Las posibilidades del uso de tareas en el aula de ELE son muy amplias y pueden adaptarse con facilidad a los intereses y necesidades de los estudiantes adolescentes. Algunas ideas incluyen, por ejemplo:

Creación de contenido multimedia
Involucrar a los estudiantes en la creación de vídeos, podcasts o perfiles de redes sociales en español.

Proyectos colaborativos
Trabajar en equipo para investigar y presentar temas de interés cultural o social en países de habla hispana o en su propio contexto.

Dramatizaciones y role-plays
Simular situaciones reales donde los estudiantes deben usar el español para comunicarse, como en una entrevista de trabajo o en una situación social.

Debates y discusiones
Organizar debates sobre temas actuales o de interés para los adolescentes, promoviendo el uso del idioma en un contexto de argumentación y expresión de opiniones.

Proyectos de escritura creativa
Escribir cuentos, diálogos o ensayos en español, fomentando la creatividad y la expresión personal.

Beneficios de la metodología por tareas

Las tareas se centran en el aprendiz
Al enfocarse en los intereses y necesidades de los estudiantes, esta metodología aumenta su motivación y compromiso.

Las tareas desarrollan las habilidades de la sociedad-red
Fomenta habilidades como el pensamiento crítico, la creatividad, la colaboración y la comunicación.

Las tareas se adapta a las diversas necesidades de aprendizaje
Permite que cada estudiante aborde la tarea de una manera que se alinee con su estilo de aprendizaje único.

Las tareas aportan un contexto real y significativo
Al trabajar en tareas que tienen un propósito y un contexto real, los estudiantes ven el valor práctico del idioma.

Las tareas mejoran la competencia comunicativa
Al centrarse en el uso práctico del idioma, los estudiantes mejoran su capacidad para comunicarse efectivamente en español.

Conclusiones y recomendaciones

Implementar la metodología de tareas en las clases de ELE con adolescentes no es solo una opción pedagógica, sino una necesidad. Este enfoque responde a las características específicas de esta etapa de la vida, ofreciendo un aprendizaje significativo y motivador. Para los educadores, es crucial diseñar tareas que sean relevantes, desafiantes y adaptadas a los intereses de los adolescentes, siempre recordando que el objetivo es facilitar un aprendizaje del idioma que sea tan enriquecedor como efectivo. Con creatividad y compromiso, las clases de ELE pueden transformarse en espacios dinámicos donde los adolescentes no solo aprenden un idioma, sino que también desarrollan habilidades vitales para su futuro.

Alejandro Tinoco formacionele

Este artículo ha sido escrito por Alejandro Tinoco, jefe de estudios de CLIC International House Cádiz y colaborador de los cursos para profesores de español como lengua extranjera en Formación ELE.

¿Estás pensando en formarte para dar clases de español? ¿Buscas un certificado reconocido internacionalmente? Entonces seguro que te va a interesar nuestro curso ELE semipresencial con prácticas en escuelas ELE, un curso para profesores de español con la garantía de la Universidad de Barcelona.

Deja un comentario

¿Quieres recibir materiales para tu clase de español?
¡Aprovecha esta ocasión!
Suscríbete gratis
a nuestro boletín y recibirás materiales para tu clase de español
× Contacta con nosotros