Un blog para profesores de español

También es fundamental cuidar la salud de los profesores en estos tiempos

Mucho se habla estos días de la pandemia, de sus posibles consecuencias y secuelas, de qué hacer en caso de tener contacto con un positivo o de contraer el virus directamente. Sin embargo, poco se discute sobre el tema de la salud en el trabajo cuando el docente ejerce su labor desde casa.

Recordemos que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se entiende por salud el estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad. Hay que tener en cuenta que en casa también estamos expuestos a contraer la denominada enfermedad profesional, que es un deterioro lento y paulatino de la salud del trabajador producida por su ambiente de trabajo o la forma en la que está organizado. Si tu casa es tu oficina, es tu deber cuidarla y cuidarte.

Ambiente laboral: moldea tu oficina

Proporciónate un clima adecuado y sepáralo de tu vida personal. Este es, sin duda, uno de los puntos clave para mantener tu salud mental e incluso física. De este modo, una vez vayas a tu puesto de trabajo sentirás que estás en tu despacho y tu mente pasará a modo oficina. No olvides que la sala o el espacio debe estar alejado del resto de la casa, con buena ventilación, temperatura adecuada y una iluminación eficaz.

Intenta también reducir los ruidos, las pantallas brillantes y otros agentes que puedan molestar. Ten a mano tu teléfono profesional y no lo saques de ese entorno. Pon algún póster que te motive o alguna planta para crear una sensación de confort. Y ¡vístete! No te pido ir de chaqueta, pero al menos, usa ropa que te haga sentir que estás trabajando y no que acabas de salir de la cama. Échale un vistazo a un vídeo en el que podrás ver cómo también es posible mantener un buen clima laboral teletrabajando y a este otro sobre cómo crear un miniespacio profesional en casa.

Carga de trabajo, ¿cuál es tu límite?

La carga de trabajo es el conjunto de exigencias psíquicas y físicas a la que te ves sometido en tu jornada laboral. Intenta que estas no excedas lo que lo harías en tu puesto físico en la empresa: limita las horas, ten un horario de descansos y comidas. Reconoce tu fatiga física o mental y haz pequeñas pausas cambiando de habitación si es necesario. Igualmente, pide ayuda a tus colegas si lo requieres (teléfono, email…).

Y, sobre todo, no menosprecies tu carga mental, es decir, el desequilibro entre el tiempo laboral y las tareas pendientes: respeta tu jornada y te respetarás a ti mismo/a. Hay que tener en cuenta que a veces la carga mental se manifiesta sutilmente, así que vigila los síntomas y toma medidas: irritabilidad, falta de energía, insomnio, perdida de apetito, alteraciones digestivas, entre otros.

Ergonomía e higiene postural

Acumulamos mucha tensión en zonas como las lumbares y cervicales, te propongo que, tras tu sesión de clases en línea, hagas unos diez minutos de estiramientos. Por ejemplo, con vídeos como este o este otro.

Ten en cuenta que, según la última Encuesta Nacional de Condiciones del Trabajo, el 40% de las enfermedades profesionales registradas en España son musculo-esqueléticas (lumbago, cervicales, tendinitis, tenosinovitis, etc.) Por eso, no olvides que una buena silla puede marcar la diferencia, así que invierte en un asiento cómodo y confortable, que recoja tus puntos de apoyo. Y adecúalo a una altura en la que tus muñecas no sufran al escribir y manejar el ratón.

Si sientes dolor o fatiga, retírate del ordenador unos minutos o haz otra tarea. Otro punto interesante es adquirir unos buenos auriculares y si son inalámbricos, mejor, ya que nos darán libertad de movimiento. Cuando no escuchamos bien al alumno tendemos a acercarnos a la pantalla encorvando la espalda. Con tus auriculares sentirás libertad y escucharas con total claridad (lo cual también te evitará cierta fatiga mental). Y por supuesto, ¡endereza esa espalda!, como diría tu madre. Para saber más, échale un vistazo a este vídeo con consejos de ergonomía.

Fatiga ocular

Muchos profes llevan gafas y con su exposición repetida a las pantallas no somos pocos los que notamos que crecen las dioptrías y que nuestros ojos están cansados. Te ofrezco algunas app y webs que pueden ayudarte a ejercitar y relajar la vista:

Iris Tech: ilumina tu pantalla de manera parecida al ambiente de la sala. 

Ejercicios para los ojos (APP).

Easy Eyes (APP).

Eye Defender para Windows, que te avisa de cuándo debe descansar.

Ansiedad tecnológica

Aquí tenemos otro daño colateral que nos acecha cada día. Algunos docentes se han obsesionado con usar nuevos recursos o páginas web, de modo que derrochan horas y horas adecuando este nuevo material. Otros se obsesionan por comprobar su conexión cada poco tiempo o con entrar en Zoom veinte minutos antes de cada sesión para que nada falle. Y algunos piensan que no están a la altura de este reto tecnológico.

Consejo: relájate. Nadie nace sabiendo, nadie es perfecto, la conexión a internet se va en mitad de las clases (a mí me pasó hace poco) y todo, todo, tiene solución porque somos humanos. Por otro lado, proponte hacer algún curso de formación que creas que será útil: cómo usar Office, creación de páginas web, hay muchas opciones y algunas gratuitas. Hacerlos te dará soltura y confianza.

Aislamiento profesional

Tampoco se está hablando de este punto, aunque los docentes nos estemos creando una burbuja en la que solo existe la pantalla y el alumno. ¿Qué pasará cuando tengamos que relacionarnos cara a cara con ellos y con nuestros colegas?

Yo misma estoy sintiendo esta falsa seguridad que nos da el ordenador y me aterra no poder “volver a vivir en sociedad” algún día, cuando retome mis clases presenciales. Por ello, os animo a no perder el contacto con los compañeros, a intentar compartir experiencias (cursos, por ejemplo), a escribirles y sentir que, aunque estamos alejados, no estamos solos.

Sedentarismo

¿Quién no ha cogido algo de peso durante los confinamientos? Pero aún es peor cuando te ves obligado a estar delante de una pantalla durante horas, sin poder levantarte, ya que virtualmente estás frente a tu estudiante y no puedes ausentarte ni siquiera durante unos minutos.

Soluciones. Deja unos diez o veinte minutos libres entre tus citas y no uses ese tiempo para preparar la siguiente sesión (intenta hacerlo todo a primera hora). Levántate, ve a la cocina para hacerte un té. Haz estiramientos. Aprovecha para hacer alguna labor de casa (tender, hacer la cama, etc.). Prepara tus comidas con antelación o date tiempo para cocinar de manera sana. No te lleves aperitivos a tu zona de trabajo. Para no estar sentado más tiempo del debido, te animo a usar esta web.

Aquí podrás poner un cronómetro, por ejemplo, de una hora, y te avisará de que tienes que levantarte. Además, es una web estupenda para nuestras clases ya que tiene dados, formadores de grupos, etc. ¡Una maravilla! También puedes usarlo para marcar el tiempo de una tarea, es decir, voy a estar treinta minutos buscando materiales nuevos, ni uno más ni uno menos, así no divagarás.

Piensa en positivo

Parte de salvaguardar tu salud mental está en ser positivo y encarar estos nuevos tiempos con nuevas ideas. Piensa que aún tienes un sueldo, que dispones de un poco más de tiempo libre, que te has librado del tráfico y aparcar, que ahorras en gasolina, que estás descubriendo nuevas plataformas laborales y posibilidades de trabajo. Recuerda que estás pasando más tiempo de alta calidad con tu familia, que sigues en contacto con tus colegas y que todo pasará y recordaremos este periodo como un momento de enseñanzas y nuevos retos que superamos juntos.

 

Vanesa CasadoEste artículo ha sido escrito por Vanesa Casado, profesora de CLIC International House Cádiz. Derecho de imagen de la fotografía de portada: Pexels.


formacionele

Si te interesa formarte para dar clases de español, recuerda que tienes toda nuestra oferta de cursos en formacionele.com.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres estar al día sobre la enseñanza del español? ¡Suscríbete!

× Contacta con nosotros