Un blog para profesores de español

Cómo perderle el miedo al subjuntivo

Mencionar la palabra subjuntivo en clase es como invocar a las fuerzas malignas. O al menos, eso piensan los estudiantes cuando les indicamos que “hoy toca subjuntivo”. No son pocas las personas que llegan al aula habiendo escuchado auténticas historias de terror sobre lo difícil que es entender este fenómeno del castellano. Para quitar hierro al asunto y que tus aprendientes pierdan su miedo, te propongo varias actividades lúdicas que nos ayudarán a ver con mejores ojos esta estructura verbal.

 

La caja de los deseos

Uno de los ejercicios de más éxito en clase se titula “La caja de los deseos”. Se trata de llevar a clase una caja (o una bolsa) en la que verteremos algunas peticiones. Los aprendices recibirán una instrucción clara: escribe un deseo para ti, otro para un compañero de clase y otro para el mundo. Hazlo en secreto y pon tu nombre en este papel.

El docente se encargará de recogerlos, mezclarlos bien dentro de la caja y sacarlos poco a poco. Leerá un deseo y los compañeros tendrán que adivinar de quién es. Si alguien lo acierta a la primera, su deseo se cumplirá. De no ser así, caerá en el olvido. Por ello, se les pedirá que escriban datos que les delaten, del tipo “deseo tener una casa en España” para quien haya comentado esta idea anteriormente, o, “quiero que mi compañera de al lado apruebe su examen que tiene mañana”,  entre otras.

Las risas, el buen ambiente y el aprendizaje están asegurados. Antes, os sugiero poner algunos ejemplos propios en la pizarra, de modo que se recuerden las estructuras de deseo: mismo sujeto llevará infinitivo («quiero ser feliz»), diferente sujeto necesita subjuntivo («quiero que mis estudiantes sean felices»).

Es aconsejable que el profesor vaya corrigiendo los deseos sobre la marcha, justo cuando los está nombrando, de modo que los estudiantes escuchen las frases con corrección. Modificará los fallos en el papel y se lo devolverá inmediatamente a su autor. De este modo evitamos señalar sus errores frente a la clase, y los compañeros escucharán frases auténticas y originales en subjuntivo.

 

Deja que te aconseje

Otra de las prácticas que puede ayudarte a explicar el subjuntivo de manera natural se llama “Deja que te aconseje”. El profesor llevará a clase varios carteles de tamaño medio en el que habrá una imagen divertida y un problema a resolver. Por ejemplo:

  • Soy un pagafantas
  • Estoy enganchado al móvil
  • Quiero ponerme cuadrado
  • Mi novia ronca.

Cada alumno llevará uno de estos carteles en la espalda, podemos engancharlos con un clip o una pinza. La cuestión es que ellos no puedan verlos, pero sí sus compañeros.

Otra opción es sacar a un estudiante del aula y contar qué problema tiene, para volverlo a meter en clase rápidamente. De este modo se podrán explicar expresiones que quizá sea un poco complicadas como “ser un pagafantas” o “ponerse cuadrado” y conseguimos un dos por uno: vocabulario y gramática.

La actividad comienza cuando un alumno tiene un problema que desconoce y el resto de compañeros deben aconsejarle para que lo supere, sin nombrar dicha complicación. Diremos que es un asunto peliagudo del que no se puede hablar directamente.

Alentaremos a los aprendices a pronunciar frases de consejo, a ser posible usando el subjuntivo: “te aconsejo que vayas al gimnasio”, “si yo fuera tú iría al doctor”, “hablaría con las chicas si tuviera tu problema”, “En el caso de que estuviera en tu situación, me divorciaría”, etc. Evidentemente, en el transcurso de la actividad aparecerán otras estructuras sin subjuntivos (imperativos, presentes de indicativo…). No se penalizarán, pero si se intentará reconducirles hacía las fórmulas que queremos trabajar.

Finalmente, el alumno en apuros deberá adivinar qué conflicto tiene. En ese momento, pasaremos a otro estudiante y así hasta finalizar. De nuevo, las bromas y la atmósfera relajada nos permitirán perder miedo a estas formas verbales.

Espero que estas actividades os ayuden a romper el mito de que el subjuntivo es difícil, en realidad, es cuestión de saber contextualizar y practicar.

 

Vanesa CasadoEste artículo ha sido escrito por Vanesa Casado, profesora de CLIC International House Cádiz. Derecho de imagen de la fotografía de portada: Pexels.


formacionele

Si te interesa formarte para dar clases de español, recuerda que tienes toda nuestra oferta de cursos en formacionele.com

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× Contacta con nosotros