Saber más sobre la Gramática Cognitiva en la clase de español

-

Hace ahora un año apareció publicada en el blog Formación en un clic esta entrada de Reyes Llopis que nos invitaba a reflexionar sobre el uso de la Gramática Cognitiva en el aula de español.

El post, que tuvo bastante alcance dentro de las redes sociales de ELE, sirvió como pistoletazo de salida para el curso en línea que la profesora Llopis impartió en nuestra plataforma sobre estas mismas cuestiones.

Dado el éxito de esta convocatoria, hemos decidido volver a ofrecer este curso, que tendrá lugar entre el 18 y el 31 de mayo, bajo el título La gramática en la clase de español. Se puede encontrar más información en este enlace.

Como se puede ver en la descripción del curso, el programa tiene un marcado carácter práctico y se organiza en formato de taller participativo. Esta propuesta puede ser una muy buena forma de ponerse al día en un aspecto crucial de nuestra labor docente: la enseñanza de la gramática.

Os dejamos una versión infográfica del primer post de Reyes Llopis. Seguro que os resulta de interés para reflexionar sobre estas cuestiones.

 


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, director del centro Clic International House Cádiz, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español.

¿El docente debe ser también psicólogo?

-

¿El docente debe ser también psicólogo? ¿El alumno paciente? ¿Cómo resolver el conflicto en el aula?

Como bien se recoge en el Marco Común Europeo de Referencia (MCER, 5.1.3) al hablar sobre la competencia «existencial»:

la actividad comunicativa de los alumnos (…) también se ve afectada por factores individuales relacionados con su personalidad y caracterizados por las actitudes, las motivaciones, los valores, las creencias, los estilos cognitivos y los tipos de personalidad que contribuyen a su identidad personal.

El docente, como ser humano que también es ¿debe ser competente en este área? ¿Cómo nos enfrentamos ante un conflicto? ¿Cuál es la actitud adecuada? Nos preocupa, porque del conflicto también formamos parte.

Un ejemplo. Un estudiante japonés paraliza la actividad de la clase y me dice indignado: Es que ya no estoy motivado para aprender. Ya no quiero continuar, deseo salir de la clase.

Como imagináis, helado el ambiente. Le pregunto por qué, aunque lo sospecho: Necesito más tiempo para comprender los textos. Esta semana han llegado estudiantes nuevos que leen más rápido. Yo no puedo hablar del texto con ellos porque no he comprendido nada.

Valoremos mi reacción:

  • Primer momento: Tierra trágame. Ahora no es el momento de hablar de ello.
  • Segundo momento: Bueno, Akira, algo habrás entendido, además no tienes que comprenderlo todo.
  • Tercer momento: Tú eres entrenador de fútbol, me sorprende tu actitud. ¿Qué dirías si uno de tus alumnos abandonara?
  • Con el cuarto momento, ya fuera del aula, llegó la reflexión. Efectivamente había cometido un acto de injusticia con Akira, había beneficiado a los más rápidos. Pienso que a partir de ahora equilibraré los ritmos, dando objetivos diferentes de comprensión, diferentes textos, más estrategias, y usaré un modelo de clase invertida (leen los contenidos en casa y los comentamos en clase un día después).

¿Qué aprendí? A no dejarme llevar por la emoción, a no huir del conflicto, porque el aula supone siempre una oportunidad de cambio y de aprendizaje de nuevas competencias. No sabemos, es cierto, y no nos han enseñado, como tampoco nos han enseñado a ser padres. Lo resolvemos afrontándolo, compartiéndolo con nuestros colegas, con la mejor intención, empatía y hasta con amor. Podríamos en este blog estudiar casos reales, nuestros o de otros, y ver cómo nos enfrentamos a ellos y los resolvemos. ¿Qué os parece?

No estamos formados para esto, por lo que parece fundamental compartirlo con los colegas y enfrentarnos juntos a la problemática. Los padres tampoco hemos sido educados para serlo y sin embargo con amor hacemos siempre lo que podemos y como mejor sabemos. En la enseñanza el amor sería el equivalente a la empatía.

 


Geni AlonsoEste artículo ha sido escrito por Susana Ortiz, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español.

¿Qué papel juega el estudiante en tu planificación?

-

Con frecuencia el profesor asume toda la responsabilidad históricamente heredada de la gestión de la clase. Planifica, imparte la clase y, si le queda tiempo, evalúa los resultados obtenidos. El nuevo marco de competencias docentes clave del profesorado de lenguas segundas y extranjeras nos propone ocho competencias clave que a su vez engloban cuatro competencias específicas cada una, resultando un total de treinta y dos competencias.

Pese a que la gestión del aula aparece como una competencia específica de la competencia clave, la de  organizar situaciones de aprendizaje, podemos intuir que realmente se encuentra diseminada a lo largo del resto de las competencias.

Cada vez se refuerza más la figura del profesor y su papel en el éxito o fracaso de una clase. Pero, ¿qué pasa con los alumnos? ¿Qué grado de responsabilidad les otorgamos en todo este entramado tan complejo?

Os propongo un símil. Imaginemos al profesor de ELE como un perfecto huésped que desea agasajar a sus invitados. Pero no está seguro de cuántos podrán venir definitivamente a la cena, ni si son vegetarianos, veganos, padecen de alguna alergia alimentaria o comen de todo. Tampoco tiene claro si vendrán con mucha hambre o si estarán algo hartos por haber tomado unas tapas antes de llegar a casa. Espera poder atenderlos a todos pero teme que quizás no tenga esa capacidad si surgen imprevistos.

Para dar cabida a todas estas opciones, el hueped se lleva una semana planificando la cena: hace una lista de todo lo necesario, va de compras, cocina lo que puede con anterioridad y deja para el último momento lo que debe estar caliente, dispone el espacio de manera que quepan todos, pone música de fondo, recibe a los comensales, les va poniendo algo de beber mientras llegan los demás, sigue recibiendo a los rezagados, empieza a poner la cena, se levanta continuamente cuando necesitan algo, va sacando poco a poco la comida, pone el postre, empieza a despedir a los primeros en marcharse, sirve una copa a los que se quedan, finalmente se queda solo y recoge todo. Mientras tanto reflexiona sobre cómo ha ido la cena y cómo podría mejorarla para la próxima ocasión, si le quedan ganas y fuerzas.

¿Qué habría pasado si hubiera repartido las responsabilidades entre todos los asistentes a la cena? Habrían disfrutado de platos muy variados, nadie se quejaría de no haber probado bocado, todos ayudarían a poner, servir y recoger la mesa.

Piensa ahora en todo lo que hace un profesor antes, durante y después de una clase: planifica, prepara los materiales, consulta las posibles dudas, cuida con anterioridad de que todo funcione, saluda, presenta el tema y los objetivos, da las instrucciones para hacer las actividades, corrige, escribe en la pizarra, hace uso de los diferentes recursos, agrupa a los alumnos, controla la buena marcha de las actividades, explica, aclara, comprueba, ofrece modelos, practica, diseña pruebas de examen, evalúa, resume.

¿Qué pasaría si los alumnos se implicaran en estas tareas que tradicionalmente realizan los profesores?


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Antonio Orta, tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: Pixabay.

¿Usar o no usar un libro en clase de español?

-

En nuestro curso sobre planificación, uno de los temas que más cuestiones y debate suscita es el del empleo o no de un libro de texto a la hora de planificar . Parece evidente que su implantación en nuestras clases es una  realidad, impuesta o no, y que el libro está aquí para quedarse, si atendemos a los enormes esfuerzos editoriales que se están haciendo en los últimos años.

Aunque todos sabemos que no existe un manual perfecto y que hay que manipularlos y adaptarlos a nuestro estilo, la experiencia a la hora de implementarlos parece ser un factor determinante. Mientras que los profesores más noveles agradecen la estructura y los recursos que el libro nos brinda, entre los que tienen experiencia están, por un lado,  los que se sienten encorsetados y con poco margen para la libertad creativa y, por otro, aquellos que defienden la comodidad de seguirlos.

Aquí os dejamos un resumen de los pros y los contras del uso de manuales que han surgido en esta última convocatoria.

Ventajas:

  • Son fiables. Material cuidado y diseñado por profesionales y expertos.
  • Son materiales con garantías y adaptados a los documentos de referencia.
  • Son una guía. Sirven de hoja de ruta, tanto para el  profesorado como  para los alumnos.
  • Favorecen el autoaprendizaje. Los estudiantes pueden revisar lo visto y avanzar o profundizar conforme a su ritmo de aprendizaje.
  • Son cómodos. En ellos encuentro todo el material que puedo necesitar para una clase, en un soporte manejable y fácil de transportar.

Desventajas:

  • Pueden ser un marco cerrado que puede crear un modelo poco flexible no adecuado a todos los alumnos.
  • Se desactualizan y pierden vigencia. Deben ser renovados frecuentemente.
  • El exceso de estructura puede generar monotonía y aburrimiento.
  • El análisis de la lengua que se presenta puede ser parcial, erróneo o estar falseado.
  • Están sometidos a criterios comerciales. La estructura y distribución de los contenidos a veces responde a criterios mercantiles.

Y vosotros ¿seguís un libro o vais por libre?

 


Juan de Dios López RaelEste artículo ha sido escrito por Juan de Dios López Rael, formador de profesores de español del centro Clic International House Sevilla y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español.

Créditos de la imagen: Sebastien Wiertz.

 

30 años de pasión por nuestro trabajo

-

Cuando llegas a los treinta, hay muchas cosas que cambian en tu vida, pero otras continuan porque forman parte de tu identidad y de tu manera de ser. Entrar en el club de los treintañeros no está nada mal, después de todo.

¿Sabías que este año celebramos el trigésimo aniversario del primer curso de formación de profesores de español de International House?

Hay que reconocer que treinta años dan para mucho. Sobre todo, para ver pasar por nuestras aulas a miles de profesores y futuros profesores con ganas, con ilusión, con muchas esperanzas puestas en el futuro, con mucha curiosidad por saber lo que la profesión les aportará en sus vidas.

En este tiempo, una iniciativa de un solo centro, en International House Barcelona con Encina Alonso en 1985, se ha convertido en un programa de referencia para todo un sector que se imparte presencialmente en varias escuelas y que cuenta con una versión en línea.

Los profesores que se formaron con nosotros ahora ejercen a lo largo y ancho de todo el mundo, en sitios tan distantes como Singapur, Washington, Hong Kong o Moscú.

Durante estos años ha cambiado mucho la forma de entender el aula de español, los roles de profesores y estudiantes, los materiales de clase, pero lo que permanece igual son las ganas de nuestros tutores y la eficacia de nuestra propuesta. Porque lo que hay detrás de este cumpleaños es mucha pasión por nuestro trabajo.

Muchas gracias a todos los que habéis hecho posible este aniversario. A todos nuestros formadores y a todos nuestros estudiantes.

¡Esperamos cumplir al menos treinta más junto a vosotros!


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, director del centro Clic International House Cádiz, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español.

¿Qué papel juegan las redes sociales en nuestras clases de español?

-

Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, las redes sociales digitales han venido para instalarse en nuestras vidas diarias, en el tiempo compartido con los amigos, los compañeros y la familia, en nuestro trabajo.

Sin embargo, habitualmente estos espacios de interacción se quedan fuera de nuestras aulas, ya sea porque así lo hemos decidido como profesores o porque sencillamente no nos lo hemos planteado.

Las ventajas de trasladar el aula a la redes y convertirlas así en comunidades de práctica y aprendizaje se pueden concretar en estos cinco criterios:

Cinco razones para llevar tu clase de español a las redes sociales

Hay que tener en cuenta que las redes:

a) están diseñadas y optimizadas para funcionar como entornos comunicativos altamente eficaces,

b) promueven sobre todo la interacción entre los participantes,

c) buscan unas relaciones horizontales (de tú a tú) que no siguen modelos de difusión vertical,

d) establecen procesos y productos significativos para los usuarios y

e) se centran en la experiencia propia y el entorno personal, por lo que resultan cercanas a los participantes.

¿Se te ocurren más razones para llevar tu clase a la red?

Nota: para saber más sobre la enseñanza basada en tareas en redes sociales te recordamos que International House ofrece un curso en línea para profesores de español.

 


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Créditos de la imagen: Matthew G.

 

 

El papel de las destrezas en el aula de español

-

Los profesores en el aula tenemos como objetivo que nuestros alumnos aprendan la lengua meta, ¿y cómo podemos hacerlo? Desde un enfoque orientado a la acción, hay que propiciar situaciones en las que tengan que hacer uso de la misma, para lo cual es necesario el desarrollo de las destrezas lingüísticas.

¿Qué entendemos por destrezas lingüísticas? Seguro que al pensar en este concepto nos vienen a la mente los actos de leer, escuchar, hablar y escribir, que es lo que los alumnos hacen en el aula. Pues bien, así es, pero ¿qué nos dice el MCER al respecto? En él se habla de actividades comunicativas de la lengua: Para llevar a cabo tareas comunicativas, los usuarios tienen que realizar actividades de lengua de carácter comunicativo y poner en funcionamiento estrategias de comunicación (capítulo 4).

Además el MCER amplia la lista tradicional de las destrezas y las clasifica en actividades comunicativas de comprensión, de expresión, de interacción y de mediación, cada una de ellas subdividida según sea el canal oral o escrito. Las dos primeras siempre fueron contempladas en los planes de estudio pero se obviaba que habitualmente el papel del emisor y el receptor se alterna constantemente, es el caso de las conversaciones, los debates o las entrevistas.

Por ello hablamos de actividades de interacción, en las que se pone de manifiesto ese intercambio constante de papeles entre el emisor y el receptor donde ambos conjuntamente cooperan para construir una conversación. Y en el plano escrito, con los avances tecnológicos y el desarrollo de las redes sociales, no cabe duda de que la interacción escrita está tomando cada vez un mayor protagonismo en todos los ámbitos, tanto personales como educativos y profesiones.

La gran novedad que nos propone el MCER son las actividades comunicativas de mediación, en las que se actúa como intermediario entre interlocutores que no pueden comprenderse entre sí, frecuentemente por tratarse de hablantes de distintas lenguas. El Diccionario de Términos Clave de Ele las define así: aquellas actividades de lengua en las que el usuario no expresa sus propias ideas, opiniones, sentimientos, etc., sino que actúa como intermediario o mediador entre otras personas que no pueden comunicarse de forma directa, ya sea en la lengua oral o en la escrita.

Tales actividades de mediación las realiza el mediador utilizando unas competencias y desarrollando unos procesos lingüísticos (procesos neurológicos y fisiológicos) de comprensión y expresión, con el propósito de posibilitar la comprensión mutua de otras personas. Las estrategias de mediación, por su parte, son unos recursos comunicativos que le ayudan a llevar a cabo con éxito la actividad lingüística en cuestión.”

Esta clasificación nos proporciona una amplia gama de actividades comunicativas que los alumnos pueden llevar a cabo en el aula para la realización de tareas. Como profesores o aprendientes de lenguas extranjeras, ¿les dais la misma importancia a todas las destrezas?, ¿de qué depende? Os animo a que compartamos juntos nuestras experiencias en el aula.

 

Nota: para saber más sobre la enseñanza basada en las destrezas lingüísticas te recordamos que International House ofrece un curso en línea para profesores de español.


Eva CasarejosEste artículo ha sido escrito por Eva Casarejos, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Créditos de la imagen: Alex Abian.

 

Cuatro citas para entender el enfoque léxico

-

A pesar de su importancia, durante mucho tiempo el vocabulario ha sido relegado a un segundo plano en la adquisición de segundas lenguas. Sin embargo, en las últimas décadas esta situación ha cambiado notablemente.

¿Estás de acuerdo con las siguientes afirmaciones? ¿nos dejas tu opinión en los comentarios del blog?

Sin gramática poco se puede comunicar, sin vocabulario nada (Wilkins, 1972).

El aprendizaje de la gramática tiene un límite, el del léxico nunca se da por finalizado, tampoco en los nativos (Higueras García, 1996).

La principal diferencia entre los estudiantes de nivel intermedio y avanzado no está en la complejidad de la gramática, sino en la cantidad de unidades léxicas disponibles que tienen en el lexicón mental. No reconocer esto supone condenar a los estudiantes a un eterno nivel intermedio (Lewis, 2000).

La falta de dominio activo de vocabulario suele ocasionar más interrupciones, bloqueos y malentendidos en la comunicación que el desconocimiento o falsa aplicación de reglas gramaticales (Cervero y Pichardo, 2000).

Nota: para saber más sobre el enfoque léxico te recordamos que International House ofrece un curso en línea especializado en la enseñanza del vocabulario.


José Luis Álvarez CavanillasEste artículo ha sido escrito por José Luis Álvarez Cavanillas, tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Créditos de la imagen: Pixabay.

 

 

El posmétodo, la rueda de la pedagogía y la enseñanza del español

-

Empecemos este artículo observando el siguiente gráfico, la rueda de la pedagogía según el profesor B. Kumaravadivelu:

rueda de la pedagogía de Kumaravadivelu

Los radios representan las diez macrodestrezas de la enseñanza-aprendizaje y tratan de ayudar al profesor, a modo de guía, a dirigir su práctica en el eje los condicionantes (posibilidad, practicabilidad y particularidad) que permitirán al docente desarrollar sus procedimientos en función de su contexto específico.

La traducción de las diez estrategias del profesor podría ser:

1.    Promover la autonomía del alumno
2.    Fomentar la conciencia lingüística
3.    Activar el descubrimiento o aprendizaje intuitivo
4.    Contextualizar el input lingüístico
5.    Integrar las destrezas lingüísticas
6.    Asegurar la relevancia social
7.    Aumentar la conciencia cultural
8.    Maximizar las oportunidades de aprendizaje
9.    Minimizar los desajustes perceptuales
10.   Facilitar la interacción negociada, participativa y significativa

Estamos, en palabras de Kuramadivelu, en la era posmétodo; nos referimos a que no hay una única manera de hacer las cosas. El término plantea una nueva visión de la enseñanza centrada en la autoobservación en clase. Es el profesor quien va elaborando (dice Ernesto Martín Peris) las teorías sobre las prácticas de enseñanza y aprendizaje más eficaces en su realidad. Así los programas de formación (cursos, másteres…) deben servir a este propósito, esto es, acercar la teoría a la práctica para formar profesores reflexivos, críticos y creativos.

En este contexto didáctico, dice Lourdes Miguel que la gramática es una parte más de la enseñanza aprendizaje y, por tanto, su concepción o creencias deben ser coherentes con el enfoque metodológico adoptado. ¿Cuál es ese enfoque en este momento en el que nos encontramos?

Ese enfoque debe:

•  tener en cuenta las necesidades de los alumnos y sus estilos de aprendizaje
•  promover la interacción comunicativa y el entorno colaborativo
•  desarrollar la autonomía y las estrategias de aprendizaje
•  ofrecer un input rico
•  concebir la reflexión lingüística como un elemento favorecedor del aprendizaje

Así pues las actividades que llevemos al aula para la presentación de contenidos deberán ir del significado a la forma e incluir técnicas de atención y reflexión de la gramática. Muchos de los manuales existentes en el mercado nos ofrecen multitud de ejemplos que son interesantes para analizar y describir.

Sin embargo, para la consecución de los objetivos y el aprendizaje de los contenidos que capaciten al estudiante para la realización de una tarea comunicativa, la secuencia didáctica deberá disponer también de otro tipo de actividades que entrenen a los estudiantes y le den la oportunidad de crear y producir.

Estas tareas deben estar en coherencia con ese enfoque con el que  iniciamos este artículo. Las prácticas de lenguaje deberán:

•  ofrecer entornos de aprendizaje motivadores
•  atender tanto a la forma (aspectos más formales) como al significado (aspectos más comunicativos)
•  contemplar las inteligencias múltiples  y los diferentes estilos de aprendizaje
•  proponer retos realistas
•  ser significativas
•  potenciar la interacción y la colaboración
•  fomentar la afectividad y la camaradería entre sus miembros

Hace tiempo ya que profesores y alumnos se unieron para convertir sus clases en lugares de aprendizaje donde los aspectos cognitivos y afectivos se tratan de manera indisociable. Las  aulas son testigos de ejemplos de actividades con estos propósitos, por lo que nos gustaría aprovechar este artículo para animar a que compartamos esas actividades donde el alumno se convierte en el protagonista de la clase y es capaz de crear, no solo lenguaje, sino también teoría lingüística.

 


Sonia EusebioEste artículo ha sido escrito por Sonia Eusebio, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: formacionele.com.

Mitos y creencias sobre la enseñanza de la gramática

-

Existen muchas creencias relacionadas con el papel de la gramática en el proceso de aprendizaje de una lengua extranjera. Muchos futuros profesores durante su formación hacen comentarios como estos: “Es que las actividades de gramática son las más pesadas”, “Es que esa parte de la clase es un tostón”, “Es que es una parte importante pero muy aburrida”. ¿De dónde surgen esas creencias? ¿Por qué lo viven así? ¿Afecta esto a su manera de enfocar y trabajar la gramática en el aula?

El origen de dichas creencias es la propia experiencia, los procesos de aprendizaje que hemos vivido. ¿Quién no ha tenido profesores que daban clases magistrales como si solo ellos estuvieran en el aula? ¿Cuántas horas nos hemos pasado copiando explicaciones y esquemas que solo entendíamos (más o menos) cuando nos los volvíamos a mirar en casa?

Esas vivencias las tenemos muy interiorizadas y cuesta mucho librarse de ellas. Incluso cuando aprendemos a presentar la gramática de forma más eficaz, nos resulta muy difícil desprendernos de las creencias y seguimos pensando que es el momento más pesado de la clase. Si esa es la actitud del profesor, ¿qué transmitirá a los alumnos?

Uno de los objetivos básicos de un aprendizaje significativo es actuar, es decir, que los estudiantes estén activos, negocien, decidan, expliquen, reflexionen, saquen conclusiones. Y para eso podemos:

  • diseñar actividades que fomenten la reflexión por parte del estudiante,
  • llevar al aula dinámicas variadas y apropiadas que favorezcan la interacción,
  • secuenciar adecuadamente las actividades de reflexión gramatical y
  • hacer del profesor un guía y del estudiante un ser activo y reflexivo.

Pongámonos en el lugar de un estudiante:

¿Estaríamos motivados si somos nosotros los que inferimos el uso y la forma de las estructuras trabajadas a partir de un contexto?

¿Creéis que es más rentable si trabajamos con los compañeros para comparar opiniones y obtener una conclusión juntos?

Al ser un momento de reflexión en el que estamos procesando información, hay una importante actividad cognitiva que, probablemente, no da pie al aburrimiento, sino al aprendizaje, tanto autónomo como compartido.

Si queréis compartir alguna experiencia trabajando con la gramática en el aula ¡adelante!


María CabotEste artículo ha sido escrito por María Cabot, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: formacionele.com.