Un blog para profesores de español

¿Qué es eso de la autonomía de aprendizaje?

La autonomía del aprendizaje es un constructo que conviene aclarar para poder desarrollarlo en nuestras clases. El Diccionario de Términos Clave de ELE la caracteriza como voluntaria, intencional, explícita y analítica. Voluntaria e intencional implican que el alumno está de acuerdo en tomar las riendas de su propio aprendizaje colaborando con el profesor en el diseño, impartición y evaluación de la clase. Explícita y analítica se refiere a que podemos describir los procedimientos de aprendizaje y clasificarlos en función del aprendizaje en general o de la tarea en particular.

Autonomía no equivale a autodidactismo ni autoaprendizaje. Es decir, el profesor sigue siendo asesor y facilitador en el proceso de aprendizaje y enseñanza. Por otro lado, no es un método que se aplica con unas técnicas sistemáticas y que obtiene resultados uniformes y constantes.

¿Qué son los procedimientos de aprendizaje?

Por su parte, el Plan Curricular del Instituto Cervantes (PCIC) dedica un apartado específico a los componentes estratégicos que denomina procedimientos de aprendizaje. Los clasifica en dos grandes apartados:

Relación de procedimientos de aprendizaje

1.1. Planificación y control del proceso de aprendizaje

1.2. Procesamiento y asimilación del sistema de la lengua

1.3. Regulación y control factores afectivos

1.4. Regulación y control capacidad de cooperación

 

Uso estratégico en relación con la tarea

2.1. Planificación de la tarea

2.2. Realización de la tarea

2.3. Evaluación y control de la tarea

Ahora viene el auténtico quid de la cuestión. ¿Por qué en la redacción de los diferentes componentes el lenguaje usado por el Instituto Cervantes resulta tan poco transparente? ¿Cómo podemos los usuarios integrar dichos objetivos en nuestra planificación diaria si no sabemos qué significan?

Intentaremos dar respuesta a estas preguntas en un segundo artículo. Hasta entonces te dejo algunos consejos:

    • Consulta el PCIC.
    • Formula preguntas a tus alumnos que muevan a la reflexión sobre el funcionamiento de la lengua.
    • Permite que los estudiantes realicen tareas que hasta ahora solo hacías tú.
    • Fomenta el aprendizaje compartido.
    • Deja un tiempo para reflexionar sobre cómo mejorar los procedimientos empleados para la realización de las tareas.

¿Se te ocurre alguna estrategia más para añadir a esta lista?


Antonio OrtaEste artículo ha sido escrito por Antonio Orta, tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formación de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: CLIC International House Cádiz.

Si te ha interesado esta publicación a lo mejor te apetece echarle un vistazo a nuestros cursos de formación de profesores de español o seguirnos en Facebook.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres estar al día sobre la enseñanza del español? ¡Suscríbete!