Aprendizaje transmedia en el aula de español

-

¿Se puede plantear un aprendizaje trasmedia en el aula de español? Este es probablemente uno de los conceptos más discutidos y citados en los últimos años en investigación de medios. Sin embargo, ¿existe como tal el aprendizaje trasmedia? Si la respuesta es afirmativa ¿en qué consiste? ¿y cómo lo puedo llevar a mi aula?

Para empezar vamos a intentar fijar primero a qué nos referimos con transmedia. Habitualmente este adjetivo precede al sustantivo narrativa y la mayoría de las definiciones que vamos a encontrar los engloba en un solo concepto. Así lo hace Henry Jenkins, para muchos críticos el primer investigador del concepto:

La narración transmediática representa un proceso en el que los elementos integrales de una obra de ficción se esparcen sistemáticamente a través de muchos canales de distribución con el propósito de crear una experiencia de entretenimiento unificada y coordinada. Lo ideal es que cada medio proporcione su propia contribución original al desarrollo de la historia.

Cuando uno oye hablar de trasmedia, se le vienen a la cabeza las grandes sagas como Star Wars o El Señor de los Anillos, expandidas en películas, cómics, videojuegos o series de animación. Sin embargo, lo transmediático puede desarrollarse también en un nivel micro.

Indudablemente los docentes de segundas lengua no podemos dejar pasar la oportunidad de usar diferentes canales mediáticos y aprovechar así la naturaleza específica de cada uno de ellos para buscar nuevos espacios de interacción en el aula.

En ese sentido, Becky Herr-Stephenson y Meryl Alper en T is for Transmedia proponen tres grandes áreas en las que lo transmediático (para las autoras entendido como una forma de juego) se convierte en oportunidades de aprendizaje:

  • promoviendo nuevos enfoques de la lectura
  • fomentado la participación conjunta en los medios de comunicación
  • apoyando objetivos de aprendizaje constructivistas

Para nosotros como profesores la posiblidad de integrar las destrezas, sin separar artificialmente lo audiovisual de lo escrito o lo leído de lo escuchado significa un gran paso adelante. Sin embargo, no estamos hablando aquí de educación o de enseñanza transmedia, sino de aprendizaje. Esto nos va a obligar a planificar estrategias en las que sean los aprendientes los que tomen el timón de esas narrativas y las conviertan, con todas las herramientas multiplataforma que están a su disposición en la web, en verdaderos artefactos transmedia. Algunos ejemplos pueden ser:

  • vídeos subtitulados y con comentarios,
  • mapas geolocalizados con podcasts e imágenes,
  • fotografías con audio y enlaces inscrustados,
  • juegos de construcción de mundos tipo Minecraft.

¿A qué esperamos para aceptar el reto?


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, director del centro Clic International House Cádiz, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Derechos de autor de la imagen de este post: Digital Catapult.

51 Responses to “Aprendizaje transmedia en el aula de español”

  1. Vaya preguntita, primo:) Desde que empezamos a enseñar español, fuimos conscientes de la necesidad de inundar el aula de la comunicación que se establecía fuera de ella: artículos y fotografías de periódicos, programas de televisión, noticias de la radio… Se trataba, generalmente, de actividades de comprensión que servían como punto de partida para hacer un debate final sobre el tema seleccionado (¡qué habilidad teníamos entonces los profesores para relacionar el currículum con los intereses de los alumnos). Podríamos llamarlo “medioaprendizaje” porque los alumnos tenian poca capacidad de generar, de ser co-creadores de la narrativa emergente como propone Eleani Raybourn.
    Con el paso de los años, y el desarrollo tecnológico que nunca va paralelo a la competencia tecnológica del profesorado, hemos empezado a utilizar medios y plataformas que siguen adoleciendo, salvo honrosas excepciones, de la capacidad de coparticipar, como profesores y alumnos, en los productos resultantes. Estamos en la etapa de “multimediaprendizaje” o consumo de multimedia.
    Si la pregunta es si llegaremos a trasladar al aula la cultura del trasmediaprendizaje, creo que será imposible si no cambiamos el resto de las reglas del juego: espacios docentes, formación del profesorado, inversión tecnológica, modificación del currículum, cambio de los sistemas de evaluación, papel del profesor y de los alumnos, innovación editorial… ¿Llegaré a verlo? Por lo pronto me conformo con que lo que hagamos en el aula esté revestido de una interacción genuina y cooperativa.

    Responder
  2. Marta María Luisa Morán Fernández

    ¡Ya lo creo que tiene cabida el aprendizaje transmedia (término que acabo de aprender, lo confieso) en el aula de ELE!
    ¿Acaso no nos hemos esforzado siempre por llevar la vida real al aula de L2 y de llevar nuestros alumnos fuera del aula siempre que se presentaba la ocasión para provocar situaciones de comunicación real, integrando cuantas más destrezas mejor? Pues ¡he aquí la respuesta!: Escuchar, hablar, leer, redactar… todo al hilo de una situación o tarea. Ahora bien: algunos profesores (yo la primera) tenemos que aprender a manejar esas herramientas y a saber gestionarlas didácticamente. ¡Ahí es nada!

    Responder
  3. Jennifer Domínguez

    ¡Sin lugar a dudas! El aprendizaje transmedia puede darle ese punto diferente al aula de idiomas. Poder tener infinidad de herramientas diferentes para practicar todas las destrezas, hacen el aprendizaje mucho más atractivo. Con su uso, está claro que los alumnos bajarían sus barreras afectivas (siguiendo la terminología de Krashen “affective barriers”) y aumentaría su motivación y gusto por el proceso. Es todo un acierto llevarlo al aula, y hay propuestas muy interesantes. Sin embargo, estoy de acuerdo con mi compañera Marta María Luisa Morán, en que los profesores tenemos que reciclarnos un poquito más y aprender a manejar y dominar estas herramientas, con el fin de sacarle el mayor partido. Así que ¡allá vamos!

    Responder
  4. Isidro

    Yo, al igual que Marta, acabo de conocer este término. En mi opinión, sí tiene cabida en el aula de ELE el aprendizaje transmedia. En la época de la sociedad hiperconectada creo que la transmedia es clave para la educación. Sin embargo, la transformación digital de las aulas no es fácil y no siempre padres y profesores ven las ventajas.

    Responder
  5. Beatriz Domínguez Villar

    Me ha resultado muy interesante el artículo y, al igual que Marta María Luisa, aunque ya había oído hablar mucho de la “transmedia”, ha sido aquí cuando la he comprendido.

    Estoy de acuerdo con Antonio Orta en que, para que la transmedia funcione en el aula (ya sea de español, o de cualquier otra asignatura) hay que invertir en medios y en formación del profesorado. Pero también pienso que se pueden hacer muchas cosas, a día de hoy, con pocos medios pero mucho interés.

    Un ejemplo de trabajo transmedia, si no lo he entendido mal, sería coordinar a nuestros alumnos para realizar algún tipo de actividad que aglutine diversas áreas de trabajo, como pueden ser las imágenes, los vídeos, la música, la expresión escrita, expresión oral… y, lo que es más importante, que sean ellos co-autores de los contenidos que se van a trabajar. Así, a voz de pronto, se me ocurre una actividad que podría resultar muy enriquecedora y en la que se trabajan algunas de estas áreas.

    Podríamos titularla: “Un paseo por…” y centrarla en la ciudad en la que estamos estudiando el idioma. Por supuesto, si la clase se imparte a un grupo de extranjeros en un país de habla hispana, la actividad tendrá un aliciente añadido: conocer la ciudad.
    El profesor dividirá la ciudad en distintas zonas (zona antigua, zona comercial, parques y jardines…) y asignará cada zona a un grupo de alumnos. Éstos deberán consultar información sobre dicha zona (internet, guías turísticas, libros…) y elaborar su propio guión. Durante la visita, serán los alumnos los que explicarán a sus compañeros los detalles de la zona en cuestión. Después elaborarán una presentación con las fotografías realizadas durante la salida y su propia explicación, para lo que sólo necesitan un ordenador por grupo y un par de programas (de creación de presentaciones y de edición de audio, los hay gratuitos en internet). Con todas las presentaciones, el profesor puede realizar un DVD que podría usar en otras clases, y que los alumnos podrían llevarse a casa como recuerdo. También se podría valorar la posibilidad de elaborar guías en papel, o usando posicionamientos en Google Maps. De esta manera, otros extranjeros que también quieran conocer la ciudad, podrán hacerlo con el material elaborado por los alumnos. Y esto siempre es muy motivador.

    Como veis, llevar la transmedia a las aulas no tiene por qué ser caro, aunque sí es cierto que exige un esfuerzo mayor por parte de los profesores que el de limitarse a leer un libro y a hacer ejercicios en la pizarra. Claro que también es más gratificante y menos monótono, ¿no?

    Responder
  6. Carlos Sánchez

    Es evidente que se está produciendo un cambio tecnológico generacional y no queda otro camino que adaptarse a él. En este sentido, es imperativa una transformación en las estrategias de educación, porque según parece ser, el Aprendizaje transmedia busca memorables experiencias de aprendizaje, un aprendizaje donde los estudiantes van adquiriendo la capacidad de apropiarse del mundo real, van creando soluciones para su entorno y se van haciendo dueños de su propio proceso de aprendizaje. En este sentido, a la pregunta ¿A qué esperamos para aceptar el reto? No cabe otra respuesta, el profesorado debe dar emprender la tarea de conocer y empezar a implementar los recursos disponibles para su propia incorporación a este nuevo proceso de aprendizaje.

    Responder
  7. Noemi del Valle

    Estoy de acuerdo con lo que dice Antonio. Ahora que la enseñanza de español como segunda lengua tiene una expansión más grande y dinámica que hace muchos años sobre todo a nivel mundial, hay que plantearse muchas cuestiones sobre el contexto extralinguístico y adapatarnos al avance de las sociedades. Sí se puede pero hay que saber cómo hacerlo.

    Responder
  8. Roland Bakker

    El aprendizaje transmedia me parece un enfoque más que interesante. Por otro lado, estoy de acuerdo con el comentario de Antonio Orta en el último párrafo de su respuesta. Es cierto que ni el tiempo ni los recursos económicos permiten al profesorado estar al día. Esto no quiere decir que no debamos luchar porque esto algún día sea diferente. Pero, de todos modos, no deja de ser cierto que en algunos grupos (dependiendo de la edad de los alumnos, entre otras cosas) hay muchos conocimientos disponibles. Fieles al concepto del profesor como guía y mediador (o así quiero creernos a todos), ¿por qué no utilizamos la sinergía del trabajo cooperativo y negociamos con nuestros alumnos hasta donde podemos llegar en el el aprendizaje transmedia? Esto, a su vez, ofrece grandes posibilidades de aprendizaje para los profesores.

    Responder
  9. Para los que no tenemos formación filológica a veces la comprensión de determinados conceptos de este mundo se nos hace un poco difícil. Creo entender el concepto de transmedia pero se me antoja complicado poder trasladarlo al aula. Si tuviese que escoger un ejemplo o una materia a desarrollar en clase se me ocurre una de mis favoritas: la de James Bond. Esta saga creo poder decir que sí es transmedia puesto que se ha propagado en muchos soportes que van desde la música, el cine, las novelas de Ian Fleming, los juguetes, los gadgets, los coches, etc. Una tarea al respecto creo que sería muy interesante para todos los alumnos

    Responder
  10. Ana Olavarri

    Sí tiene cabida y debe tenerlo el aprendizaje transmedia en un aula de ELE, ya que no podemos negar la realidad en la que vivimos ni en la que se mueven nuestros alumnos, además de las facilidades y el enriquecimiento que supone el incluir esto en nuestra práctica. Si bien es cierto, que como se ha señalado en un comentario previo, las dificultades para la buena consecución de este en el aula debe ir de la mano de varias premisas que en muchas ocasiones no suceden como son por ejemplo la buena formación del profesorado sobre las tecnologías, la disposición de los recursos necesarios para llevar acabo este tipo de aprendizaje, así como la modificación de un curriculum que a mi entender no se adecua a la realidad de nuestros días.

    Responder
  11. Helena Aramendia

    Me parece que se abre todo un mundo de posibilidades con la utilización de diversas vías y soportes para que los estudiantes puedan expresarse motivados por su interés personal más que por una tarea. En este sentido se me ocurre que también es interesante ampliar el campo de interacción a otras asignaturas o actividades y relacionarlas. Por ejemplo: en el colegio americano donde doy clases, llevamos a los estudiantes a hacer visitas de tipo social. Propuse que lo hiciéramos a comunidades hispanas con la idea de que pudieran comunicarse con niños que solo hablan español. Es una forma de incluir la práctica del lenguaje en la vida real, y al mismo tiempo ampliarlo a otras áreas de su vida en el colegio. Leer libros con los niños de la comunidad que visitan, jugar con ellos, escribir mensajes en sus pizarras…. todo esto son actividades en las que la primera motivación es comunicarse, no hacer una tarea o aprender, desde el punto de vista del alumno.

    Responder
    • Helena Aramendia

      Entiendo que ampliar la interacción fuera del aula no es exactamente lo que entendemos por transmedia, en el sentido literal (y tecnológico) de la palabra. Pero sí que lo es en cuanto a que nos basamos en la misma idea: utilizar la comunicación real basada en interés personal, no solamente en seguir una lección. Y esto puede hacerse a través de medios tecnológicos o no.

      Responder
  12. Elisa Santos García

    En mi opinión, los profesores de español como lengua deben aprovechar las ventajas que les ofrecen las tecnologías, aunque sin esperar todo el éxito de sus clases en su utilización, puesto que sigue siendo necesaria una sólida formación lingüística y metodológica. No podemos caer en el error de considerar los transmedia en un remedio para los males de la enseñanza, lo que podemos plantearnos es si con este tipo de recursos los alumnos que los utilizan aprenden más y si les gusta más a los alumnos la interacción con estos productos.
    Considero que si algo le gusta al ser humano, es aprender, pero los tiempos han cambiado, y las técnicas que se utilizaban hasta ahora necesitan renovarse, porque son claramente insuficientes para motivar a los estudiantes a día de hoy.
    En este sentido tanto para los alumnos como para los profesores de Ele, la utilización de recursos transmedia reporta muchos más beneficios que desventajas. Para mí la utilización de recursos transmedia sólo tiene ese sentido: facilitar el aprendizaje, motivar a los alumnos…
    ¿ Por qué hemos de desechar nuevas herramientas de apoyo para lograr lo que nos interesa realmente: el aprendizaje significativo?

    Responder
  13. José Coloma

    Sin tener experiencia como profesor de ELE, creo que sí se puede aplicar el transmedia a la enseñanza del español, pero estoy de acuerdo con las conclusiones a las que llegan los autores de los dos comentarios anteriores.

    Para hacer uso de materiales como los que cita el autor como ejemplos (vídeos subtitulados, mapas geolocalizados, fotografías con audio, etc) hará falta que cambie todo: curriculum, el aula como espacio, la formación docente, inversión, sistema de evaluación…. Además, no deberán adaptarse solamente los docentes, sino también los alumnos. Incorporar el transmedia sería incorporar de forma integral el enfoque comunicativo en la enseñanza de segundas lenguas.

    Responder
  14. Elena Rendeiro

    Un artículo muy interesante que abre el debate sobre la importancia de las nuevas tecnologías, el conectivismo y la importancia para los profesores de L2 de conocer sus potenciales para poder implantar estas nuevas herramientas de forma eficaz en el aula. Sus posibilidades son infinitas y abren sin duda un espacio mucho mayor y modos de interactuar de una riqueza que no podemos negar. Está claro que aún queda mucho camino por andar para poder adaptarlas lo mejor posible a los objetivos y contenidos para que sean efectivas, pero también equilibrarlas a las potencialidades de nuestros alumnos, que podrán sentirse más o menos inspirados por ellas dependiendo de un sin fin de factores a tener también en cuenta.

    Responder
  15. No sólo tiene cabida, sino que debemos ir hacia ahí. Pero hay que venderlo bien. Realmente es un producto. Y si no le gusta al cliente, no lo va a probar. También el profesor ha de ser un comprador convencido de esta forma o herramienta de enseñanza.

    Responder
  16. José María Sainz Maza del Olmo

    Coincido con Antonio Beatriz o Noemí en que el planteamiento de tareas así implicaría, en primer lugar, la adaptación de los planes de estudio y una formación específica del profesorado. De lo que no me cabe duda es de que se debe integrar en la clase ELE todos aquellos recursos a nuestro alcance, y más ahora que la producción de medios audiovisuales resulta tan sencilla y asequible. Actividades interactivas a través de canales diversos ayudan a trabajar la motivación y los parámetros afectivos en el aula, algo imprenscindible para que el aprendizaje llegue a buen puerto.

    Responder
  17. Luis Manuel López Gómez

    Me parece interesante el concepto de aprendizaje transmedia y todo lo que conlleva. Creo que no solo tiene cabida en ELE sino que como bien dices puede ser un enfoque muy útil para el autoaprendizaje.

    Responder
  18. María García Suco

    Me parece muy interensante este tipo de actividades para las clase de L2. En mi opinión es necesario adaptarse a las nuevas formas de aprendizaje y a los nuevos canales de información, pero siempre sabiendo manejarlos de forma correcta, ya que el uso de esta tecnología no debe desviar el objetivo ni el contenido del aprendizaje. Si no que debe revalorizarlo.

    Responder
  19. No conocía el término que se explica aquí. Después de la lectura y de los comentarios leídos creo que no podemos dejar de aprovechar todas las oportunidades que nos ofrece el mundo digital. Aunque desde luego habrá que romper muchos moldes: desde la concepción física de un aula hasta el propio currículum. El reciclaje constante y la investigación por parte del profesorado se hace cada vez más necesaria ya que da la impresión que el modelo tradicional impera en la formación de profesores en algunas universidades.

    Es un reto desde luego el llevar las aulas y el aprendizaje al siglo XXI. Por eso estamos aquí: para cambiar las cosas.

    Responder
  20. Blanca Doñate Pérez

    Aprendizaje transmedia en el aula de español:
    Seamos realistas,
    vídeos subtitulados y con comentarios,
    mapas geolocalizados con podcasts e imágenes,
    fotografías con audio y enlaces inscrustados,
    Muy bien, pueden ayudar, No olvidemos el papel que nunca cambia en un profesor , es el de motivar para aprender, por muchos videos que pongas en una clase, muchos mapas interactivos, o mucha música, la persona que ha de unir y hacer llegar a los alumnos es el profesor, puede que todo estos medios hagan tan impersonal el aula, que se convierta en un trabajo aburrido, y monótono, “hoy lunes poner un video, mañana ver un mapa en el que aparecen tres audios, esto lo puedo hacer yo sólito, miramelindos en youtube, sin tener que ver la cara del profe, ¿para qué está el profe aquí?, antes hacia con mis compis ejercicios y aprendíamos juntos, ahora solo veo historias de otra gente que ni conozco y al terminar los olvido porque en mi día día no los voy a encontrar en la calle”, las experiencias reales y situaciones son las que realmente te hacen aprender, así que la multimedia ayuda, pero la asimilación se consigue con experiencias reales, debemos racionalizar el tiempo de aprendizaje de un alumno y el nuestro propio.

    Responder
  21. Fernando García

    Sí creo que es posible aplicar el aprendizaje transmedia al aula ELE, ya que al integrar las destrezas en este tipo de narrativa, que se vale de diferentes soportes y lenguajes para construir un relato unitario, se favorece una interacción más real y activa; pero también obliga, tanto a los alumnos como a los profesores, a tener una mayor implicación en el proceso de aprendizaje mediante el desarrollo de su competencia, no ya tecnológica sino también mediática, además de al necesario reciclaje de los centros.

    Creo que los resultados podrían ser innovadores y eficaces, pero también opino como Beatriz que se pueden hacer muchas cosas con pocos medios pero mucho interés, pues los orígenes y las propias características de las narrativas transmedias no impiden su desarrollo fuera de la omnipresencia digital, lo cual podría ser hasta más llamativo y original en la actual sociedad digital, aunque quizás menos eficaz, por nuestra dependencia tecnológica.

    Responder
  22. Esteban Plaza Muñoz

    Desde mi punto de vista sí creo que sea posible la transmedia en la enseñanza y aprendizaje de idiomas y , concretamente del español. Con el modelo actual de enseñanza informal, debido a su flexibilidad y dinamismo, se puede hacer uso de estas herramientas, como dice el autor , de manera micro, en la que se pueden trabajar todas las destrezas. De hecho sería bastante necesario el uso expansivo a todos los niveles para poder integrar la enseñanza de idiomas tanto en aula formales como informales.

    Responder
  23. Ana María Narváez Temprano

    Claro que se puede plantear. Creo que es, de hecho, lo que buscamos al llevar al aula el mismo tipo de actividades, o los mismos contenidos, en todos los formatos posibles: audio, textos, vídeos, interacciones, actividades digitales o en papel… Aparte de hacer nuestra clase más amena, conseguimos atender a distintos tipos de aprendizaje.

    Responder
  24. Lucía Peraza Gómez

    Igualmente es la primera vez que me enfrento a esta terminología, con este curso de experto en didáctica y metodología del ELE, también a las redes sociales y a toda esta forma mediática de forma “salvaje”. Supongo que el profesorado del ELE tiene que seguir la trayectoria que evidentemente conocen nuestros alumnos y nunca está de más sorprenderles con actividades diferentes, salir del libro convencional y probar lo que ya está ahí fuera funcionando y, ¿por qué no utilizarlo para el aprendizaje del ELE?
    Por mi parte, estoy encantada de aprender cosas nuevas y poder enseñar de una forma “diferente”.

    Responder
  25. Luis Manuel López Gómez

    Hasta ahora no había oído hablar del concepto deaprendizaje transmedia. Entiendo que sí es aplicable al aula de ELE porque al basarse en un aprendizaje constructivista, supone que el alumno puede desarrollar actividades que tengan que ver con sus propios intereses y a la vez enriquecerse con las aportaciones de los demás. Cuando se parte de lo que uno conoce, resulta (aprendizaje significativo) resulta más facil llegar a lo desconocido y poder integrarlo como nueva carga de conocimiento. El aprendizaje transmedia permite a profesores y alumnos integrar en sus programas actividades que de otro modo no podrían llegar a conocerse ni a desarrollarse en el aula.

    Responder
  26. Garbiñe Nieto

    Objetivo ambicioso en el que se entremezclan varios factores: estudiantes, profesores, administración. En cualquier caso creo que se debe responder siempre que sí e intentarlo de acuerdo a nuestras posibilidades. La tendencia se dirige en ese sentido y cada vez se usa más la tecnología en las aulas. Las nuevas generaciones la llevan prácticamente integrada en su ADN, claro está que todo depende del uso que de ella se dé y es ahí en donde entrará en juego el papel de los enseñantes. Poco a poco.

    Responder
  27. Considero que cuanto más vivo y más elementos de la vida real ofrezca el aula de ELE, más rico será el aprendizaje de los alumnos. El reto, como siempre, está en que los profesores sean capaces de sentirse cómodos con estas posibilidades y de exprimir los recursos disponibles sin perderse en experimentos muy novedosos pero carentes de contenido.

    Responder
  28. Victoria

    Hola a todos.
    Me parece interesante integrar la tecnología transmedia dentro de la clase de ELE.
    El alumno puede participar en la creación de diversos formatos mediáticos y ser consumidor de los mismos dependiendo de sus necesidades. Todo esto favorece la interacción porque el estudiante asume un papel activo en el aprendizaje.
    El profesorado por su parte, tiene que adaptar estas herramientas a unos objetivos concretos para que sean prácticas y así seguir trabajando en la motivación y en los aspectos afectivos dentro del aula.

    Responder
  29. david

    Estoy muy de acuerdo con que se pueda dar un aprendizaje trasmedia en el aula de enseñanza del español, es más veo que es algo que todos los docentes de una segunda lengua debería aplicarlo. Un idioma es usado en distintas situaciones y momentos, además de diversas maneras. Es por ello que su aprendizaje debería ser consumado a través de diferentes recursos y elementos que nos permitan acerca la realidad con los contenidos que estamos tratando (carteles, catálogos, periódicos, radios, películas, etc)

    Responder
  30. Pienso que sí que tienen cabida en el proceso de aprendizaje de una lengua, pero no termino de verlo dentro del aula en el día a día.
    Tal vez si usaría algún elemento de manera puntual: algún video subtitulado, etc. Pero creo que hay varios incovenientes:
    El primero es que se trata de tener gustos afines, y podemos encontrar con alumnos muy aficionados a alguna de las series o películas de moda, y otros que no lo son para nada. En ese caso la motivación estaría muy descompensada.
    El segundo incoveniente es el nivel de los alumnos. Este tipo de recurso lo veo en alumnado con nivel muy alto (C1), siendo dificil mezclarlos.

    Responder
  31. Leonardo Cappellazzo

    He apreciado el artículo y los comentarios, y comparto el general entusiasmo hacia este término. Incluso podemos decir que se trata de poner el foco sobre una parte de nuestra rutina profesional que ya realizamos cuando, por ejemplo, proponemos un estímulo gráfico, un texto y un vídeo para introducir un tema. Efectivamente nuestra enseñanza es trasmedia si repartimos el ínput significativo en medios diferentes (audio, vídeo, libro, pizarra). Se trata de profundizar el tema y entender cómo sacarle lo máximo en nuestro trabajo.
    Creo que el concepto de trasmedia puede relacionarse al de inteligencias múltiples, o a los diferentes estilos de aprendizaje: proponer materiales significativos a través de diferentes canales puede fomentar un aprendizaje personalizado y más eficaz.

    Responder
  32. Sebastian Ouviña Gómez

    Yo estoy de acuerdo con que no podemos llegar al aprendizaje transmedia si no cambiamos nuestra concepción de lo que es el aula. Un ejemplo: En la escuela donde doy clase a chavales se les realiza un test de vocabulario cada dos semanas. Mi idea fue crear un quizlet con el vocabulario para cada quincena, de manera que los alumnos pudiesen aprender el vocabulario desde una aplicación en el móvil de manera interactiva y en la que pudiesen escuchar la pronunciación nativa a tiempo real. El resultado fuerte oposición de los padres y de los compañeros por lo cual no llego a cuajar. Sin embargo, los alumnos lo encontraban una idea maravillosa.

    Responder
  33. Víctor J. Ovejero

    Es evidente que vivimos una constante influencia tecnológica a nivel social que exige una adaptación del aula. Su potencial docente cada vez resulta más indiscutible pero su instauración se encuentra sujeta a los recursos disponibles y a la aceptación por parte de usuarios y administración.
    La narración transmedia debe considerarse una herramienta con grandes expectativas pedagógicas pero no representa la panacea a los fracasos de la enseñanza. Su objetivo es fomentar el aprendizaje a través de la motivación y la participación sin olvidar el papel conciliador del docente durante el proceso, como vislumbra Blanca Doñate en su intervención.
    Este tipo de iniciativas aproxima el entorno del aprendizaje a la vida diaria de una forma dinámica, promoviendo una mayor implicación del alumno en la historia desde sus propios intereses, y permite una interacción constructivista con otros usuarios al intercambiarse experiencias enriquecedoras. Se antepone la comunicación al simple hecho de resolver una tarea.
    Las aportaciones de cada uno de los canales que participan en la difusión narrativa y las vivencias experienciales del estudiante contribuyen claramente a un aprendizaje mejor consolidado a largo plazo. El alumno, como apunta Carlos Sánchez, establece su propio proceso de aprendizaje a través de la interacción con experiencias del mundo real.
    Si este tipo de aprendizaje es asumible económicamente al no precisar grandes medios técnicos, algunos de acceso gratuito, y la mayoría de estudiantes están familiarizados con plataformas que propician estas nuevas estrategias de aprendizaje basadas en la comunicación y colaboración, ¿por qué no se consolida su aplicación?
    Independientemente de los intereses institucionales, el profesorado debe estar convencido de que esta herramienta forma parte del arsenal de competencias educativas y su implantación obliga a una modificación de los planes de estudio vigentes. Se necesita una formación específica para transformar su papel en el aula. El conocimiento absoluto ya no reside en el docente y su función se convierte en gestionar las sensaciones experimentadas por los alumnos para favorecer la expresión individual, el pensamiento crítico y la creatividad; ya que ellos mismos contextualizan los contenidos con situaciones reales.
    Por consiguiente, quizás, deberíamos preguntarnos si contamos actualmente con la madurez educacional suficiente para asumir esta nueva experiencia de aprendizaje.

    Responder
  34. Mónica Vidal Vitoria

    Del mismo modo que la narración transmediática posibilita seguir una ficción a través de diferentes medios (cine, televisión, libros, videojuegos, etc), el aprendizaje de una segunda lengua puede apoyarse con la colaboración sistemática de diversas webs (Blog, Twitter, Facebook y otras muchas conocidas por sus enormes posibilidades durante el curso). Incluso en este contexto de aprendizaje transmedia podemos añadir la gamificación, ya que su papel en la narrativa transmedia educativa es importante en la actualidad. Por tanto, me parece que el transmedia en la clase de español es bastante significante y puede enriquecer mucho la experiencia de los alumnos. Al fin y al cabo, desde que comenzamos la asignatura de enseñar español en la era digital, hemos resaltado infinidad de veces todas las facilidades que la tecnología ha aportado al mundo de la enseñanza, obviamente si es utilizada con cordura y en situaciones que la requieran.

    Responder
  35. Miguel

    Me parece muy interesante poder cambiar la práctica de la lectura hacia historias o microhistorias en diferentes formatos. No puede ser que a estas alturas de desarrollo tecnológico se siga mandando únicamente lecturas adaptadas en formato libro.
    Por otro lado, me parece muy difícil llevarlo a cabo sin profesores formados y con clases equipadas (y sobre todo, esto último).

    Responder
  36. Ana Valverde

    Supongo que esperamos ha estar mas duchos en el asunto. Yo, como emigrada digital ,me quedo boquiabierta con las posibilidades inmensas que el ecosistema digital ofrece a los profesores y aprendientes facilitando y enriqueciendo el proceso de aprendizaje en general y de ELE en particular. Pero tampoco se debe uno dejar enmbriagarse con esta exuberancia de herramientas y ser conscientes que no son la panacea que va solucionar todos las dificultades educativas.
    Hay que tener en cuenta ademas, que si la era digital se va extendiendo cada vez mas, hay aun lugares donde todavía no ha llegado o de manera precaria y donde tendremos que ejercer nuestra tarea educativa prescindiendo de esas herramientas estando obligados a echar mano de las viejas y anticuadas herramientas

    Responder
  37. Cristina

    Es la primera vez que escucho el término “transmedia”. Si no he entendido mal, se trata de utilizar una obra de ficción a través de diferentes canales para aprovechar los beneficios y las particularidades de cada uno de ellos. Esto se puede llevar a cabo en las clases de español a un nivel más “micro”, como bien explica el artículo, y desde mi punto de vista es una herramienta muy útil.
    Utilizar los diferentes medios de comunicación (radio, prensa, televisión, páginas webs, …) para aprender cualquier idioma es una gran oportunidad; cada medio ofrece unas particularidades que se pueden aprovechar y que aumentan el valor y los matices de un idioma.
    Todos sabemos que aprender un idioma supone horas de memorizar vocabulario nuevo, gramática, expresiones…, entonces ¿por qué no hacerlo de forma divertida?, pues esta es, desde mi punto de vista, la principal ventaja que nos ofrece el aprendizaje transmedia, que desde mi punto de vista, resulta muy útil para hacer las clases amenas y atractivas para los alumnos.

    Responder
  38. Catalina Espinosa Ramos

    Considero que el aprendizaje transmedia es una realidad en una sociedad que demanda una enseñanza más práctica y flexible, menos formal y orientada a las nuevas profesiones que nuestros jóvenes encontrarán en el futuro. La transmedia, entendida como la producción de experiencias en varias plataformas, es una respuesta a un colectivo de jóvenes digitalizados, dependientes y aferrados a la tecnología que no son sólo unos consumidores, sino prosumidores, mediante los nuevos dispositivos tecnológicos. Esto supone pasar de los libros de texto al uso de múltiples plataformas, en donde el estudiante puede reflexionar, exponer y crear un nuevo espacio que proporcionan nuevas maneras de asimilar el conocimiento.
    Mi conclusión es que el aprendizaje transmedia sí puede ser llevado al aula de español, siempre y cuando contemos con las herramientas tecnológicas y la formación docente necesarias.

    Responder
  39. Ainara Calzada Garcia

    Por supuesto que se puede llevar a cabo y creo que sería beneficioso para desarrollar todas las habilidades lingüísticas de forma paralela: escribiendo, escuchando, leyendo, hablando… El hacerlo todo en torno a un tema que motive a los alumnos puede dar buenos resultados, quizá lo más dificil además de preparar las tareas será encontrar algo que motive a toda la clase, pero quiza realizando previamente una encuesta para averiguarlo sí podría hacer las clases más amenas y estimuladoras.

    Responder
  40. Paola Antonia Dalla Costa

    Al igual que otros compañeros, acabo de conocer el término y me he sentido frente a un gigante desconocido… Sin embargo, creo que sí es posible aceptar el reto de trasladar al aula el aprendizaje transmedia. En mi opinión, a diferencia de Antonio Orta, no creo que debamos esperar a que todos los astros se alineen, desde nuestro lugar podemos empezar ya mismo a generar pequeños cambios.
    No obstante, es verdad que como remarca Antonio, es necesario invertir en recursos y en formación. En mi opinión, los cambios se irán produciendo gradualmente en los distintos ámbitos y, en este proceso, el docente juega un rol decisivo como facilitador. Poniendo a disposición del alumno diferentes medios y herramientas educativas estaremos fomentando un aprendizaje creativo, reflexivo, colaborativo, dinámico y autónomo donde el estudiante adquiere un rol más activo y con protagonismo.
    Me animo a aceptar el reto y a ser parte de este proceso de expansión a través de los medios proponiendo nuevos enfoques de trabajo en el aula.

    Responder
  41. Adriana Boardman

    El concepto “transmedia” es completamente nuevo para mi, habia oido hablar sobre la gamificacion pero aun no me queda muy claro si existen diferencias o si estamos hablando de lo mismo, de cualquier manera, me encanta la idea de llevar cosas nuevas al aula y que los estudiantes se motiven con alguna actividad y narrativa interesate, sin lugar a dudas, son las actividades que mas disfrutan los alumnos y mas aprendizaje, trabajo en equipo y seguridad les deja.
    El profesor necesitará mucha mas dedicación para la elaboración de todo lo que envuelve el aprendizaje transmedia en el aula pero seguro que valdrá la pena intentarlo.

    Responder
  42. Sara Fernández

    Me parece completamente necesario introducir tareas de este tipo en el aula de ELE y, afortunadamente, cada vez avanzamos más. De hecho, uno de los requisitos que pide el Instituto Cervantes a sus centros acreditados es la inclusión de materiales como pizarras electrónicas en sus aulas, así como el uso de plataformas virtuales. Por tanto, esto implica que los profesores deben tener una formación previa para poder trabajar con ello. Además, considero que este tipo de actividades aumentan la motivación de los alumnos, cansados, en muchos casos, de recurrir únicamente a los libros de texto y los ejercicios estructurales.

    Responder
  43. Ana Isabel Bejarano

    Por supuesto que es posible el aprendizaje transmedia. Al igual que el resto de mis compañeros/as no conocía éste concepto.
    En el mundo en el que vivimos dónde todo está conectado, ¿cómo no va a estar conectado el aprendizaje y la enseñanza con nuestra forma de relacionarnos? .
    Estoy de acuerdo que el profesorado tiene que actualizarse, formarse e invertir tiempo pero se trata de una inversión de futuro.
    No obstante, los docentes siempre intentamos acercar la realidad a nuestros alumnos/as, es por ello que de esta forma se consigue, siempre y cuando ambas partes estén motivadas para ello.

    “Renovarse o morir”

    Responder
  44. Raúl Díaz Rosales

    Como algunos otros compañeros, me resulta muy interesante el término, pero aún no lo he aplicado de manera sistemática a la docencia. Me parece muy interesante ampliar los límites de la docencia sin compartimentos cerrados, ampliando así las posibilidades docentes. La unión de esta modalidad con otras perspectivas, como la gamificación, supone afianzar un nuevo enfoque de en la transmisión de contenidos, que, además, dibuja una realidad compleja y multiforme, mucho más conectada con la realidad.

    Responder
  45. María Belén Serrano Portilla

    Después de leer el artículo y las opiniones del resto de participantes, coincido con la mayoría en las ideas que defienden. El aprendizaje transmedia es una realidad de la sociedad actual en la que vivimos, una sociedad que demanda un aprendizaje práctico, flexible, tecnológico y menos formal. Como comenta Catalina Espinosa, la transmedia, entendida como la producción de experiencias en varias plataformas, es una respuesta a un colectivo de jóvenes digitalizados, acostumbrados a interactuar con diversos medios. Pero también apoyo la idea de Beatriz Domínguez, que habla de la transmedia que se realiza fuera de las aulas a modo de trabajo de campo, en un entorno real y cuyo único fin es la comunicación e interacción.
    La labor de todo docente es hacer el aprendizaje más rico y atractivo para el alumno, favoreciendo su autoaprendizaje, potenciando sus destrezas y poniendo a su disposición una serie de herramientas que le sean de utilidad en la vida real. Utilizar diferentes elementos en clase, ya sean videos, fotos, artículos… hará que los alumnos rompan con la monotonía del aprendizaje y estén atentos a los cambios introducidos. Al igual que con todo, cualquier tipo de material que se utilice debe adaptarse a la realidad del aula, usarse con medida, enmarcarse dentro del curriculum del alumno, y estar respaldado en todo momento por un trabajo de investigación y evaluación docente.
    Como comentaba Antonio Orta, implantar la transmedia en las clases no es una labor sencilla. Se necesita adecuar el aula a una realidad digital, un reciclado de profesores en materia tecnológica, una concienciación en el uso de las nuevas tecnologías (no todo vale) y un sistema de evaluación constante que permita valorar el desarrollo del alumno.

    Responder
  46. Yolanda Torres

    Estoy bastante de acuerdo con el comentario anterior de mi compañera Belén. Es cierto que nos estamos acostumbrando a emplear diferentes soportes y medios para producir, compartir, intercambiar, y hasta desechar, contenidos de todo tipo. Y puesto que están tan presentes en nuestro cotidiano, también encuentro razonable emplearlos para sumar en nuestras clases de español, siempre que respeten el perfil de nuestros alumnos, se adapten a los objetivos marcados, y generen aprendizaje significativo.
    En la narrativa transmedia lo importante es el contenido, no las diferentes herramientas, es decir, se trata de ampliar el alcance de una historia, una información, un tema, empleando diferentes recursos, como pueden ser fotografías, vídeos, audios, etc. para hacer crecer esos contenidos.
    Desde esta perspectiva, y pensando en crear aprendizaje significativo para nuestros alumnos, se me ocurre un ejemplo. Y es crear a lo largo de todo un curso a modo de proyecto educativo, con unos alumnos de Español de los Negocios, el lanzamiento de un nuevo producto al mercado. A lo largo del curso y empleando diferentes herramientas iríamos creando una empresa ficticia. Tendríamos que hacer el diseño de los personajes (los empleados de la empresa), el diseño del espacio (la propia empresa, con sus departamentos, relaciones jerárquicas, etc), creación de diálogos (presentación de compañeros, conversaciones telefónicas….), creación de tramas (reuniones de trabajo, situaciones del día a día) etc. Trabajaríamos en clase contenidos gramaticales, y después con las diferentes herramientas que las nuevas tecnologías pone a nuestro alcance, iríamos creando esta narrativa para poner en práctica lo explicado en clase. Me parece que de esta forma estaríamos generando aprendizaje significativo, puesto que se trabaja en clase aspectos reales de comunicación que después pueden emplear en su trabajo y su día a día, a la vez que hacemos las clases más prácticas, flexibles y adaptadas a nuestros alumnos.
    Espero que este ejemplo se adapte a lo que se considera aprendizaje transmedia. Como reto, considero que a algunos docentes nos falta interiorizar que el uso de estas herramientas vistas como medios de apoyo pueden sumar y generar sinergias interesantes en nuestras clases. También sería necesaria una formación específica sobre su uso y cómo introducirlas en nuestras clases. También hay que tener en cuenta el factor tiempo, y es que todos sabemos que a veces no se cuenta con el tiempo necesario o deseado para realizar este tipo de proyectos.

    Responder
  47. Marisa

    Considero que el aprendizaje transmedia no solo es posible sino que tambien es necesario en las calses de español. Promueve la intertextualidad, fomenta la interacción a través de dierentes medios de comunicación, facilita la comunicación a través de diferentes canales… En definitiva, facilita que el alumno tome el timón de su proceso de aprendizaje a través del uso de diversos recursos multimedia guiado por las propuestas que el docente realiza en su papel de mediador en el proceso de e-a.

    Responder
  48. Carolina García Molina

    Definitivamente, no podemos obviar el uso de las tecnologías en el aula ya que son una fuente rica de contenidos y, además, una realidad de en la vida diaria de la sociedad, pero nunca me había parado a pensar en actividades transmedia del calibre que se exponen, tanto en el artículo como en uno de los comentarias.

    Para llevarlas a cabo en el aula, yo las plantearía más como un tipo proyecto que los alumnos deben realizar por grupos cooperativos y de forma colaborativa con el resto de grupos. Por ejemplo, el docente podría plantear la creación de un mapa geolocalizado de diversas ciudades de España, se le asigna una ciudad a cada grupo y ellos son los que tienen que seleccionar los puntos de interés, añadir fotos e insertar cuadros explicativos o incluso vídeos contando las características del lugar.

    Me parece un recurso muy rico en cuanto al desarrollo de competencias de ELE como otras muchas, a la vez que motivador, interactivo y útil. Pero ojo, para llevar a cabo actividades como esta hay que tener SIEMPRE en cuenta la realidad del alumno (edad, nivel social y cultural, recursos, experiencias tecnológicas, etc), las destrezas del docente, en cuanto a tecnologías se refiere, su tiempo, interés y dedicación.

    Responder
  49. Rafael Barron

    Yo uso Minecraft en mis clases para construir narrativa y es lo mejor que he hecho en una clase. Los chavales están esperando mi clase toda la semana con la avidéz de los polluelos a la lombríz. He montado un servidor Education Edition en la nube para que puedan acceder desde sus casas y continuar con sus tareas o simplemente construir en su parcela para compartir con sus compañeros. Al final son los chavales quienes toman las riendas del proceso educativo, convirtiéndose en profesores de otros y sorprendiéndome a mi mismo a menudo. La educación transmedia no es una moda, es una necesidad.

    Responder

Deja una respuesta

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>