Cómo facilitar el bienestar en nuestra clase

-

Cuando llegamos al aula de español el profesor se enfrenta a varias cuestiones que debe tener en cuenta: preparar los materiales, encender el ordenador, colocar los rotuladores e incluso escribir alguna frase motivadora en la pizarra. Sin embargo,  a menudo dejamos de lado uno de los puntos más importantes: el confort en el aula.

Además, no podemos olvidar que el docente es el encargado de regular en cierta medida las condiciones físicas del aula, pero no toda la responsabilidad debe recaer sobre él. Por eso, nos vamos a permitir reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con el bienestar del alumnado y también del profesorado que, por supuesto, debe estar a gusto para poder realizar su labor adecuadamente. También vamos a intentar delimitar lo que está en nuestras manos como profesores y lo que está fuera de nuestro control.

Mobiliario. Evidentemente no podemos cambiar las sillas y mesas que nos proporciona el centro, pero sí podemos colocarlas de modo  que los alumnos puedan moverse con total libertad. La organización espacial del mobiliario debe permitir a los estudiantes salir a la pizarra sin tener que molestar a los compañeros. Por otro lado, es recomendable que puedan mirarse mutuamente para el turno de conversación y también que su visión hacia la pizarra y el profesor quede siempre libre. Y por supuesto, el docente no puede olvidarse de sí mismo: organiza tu mesa, siéntate de vez en cuando y sitúa tu lugar de trabajo lo suficientemente cerca como para poder controlar la clase y lo suficientemente lejos como para darles autonomía a los estudiantes.

Iluminación. Normalmente las aulas están perfectamente dotadas de iluminación artificial, pero ¿por qué nos olvidamos de la luz solar? Sé consciente de cuando la luz del sol es suficiente para nuestra aula, los alumnos lo agradecerán y también nuestra vista. Por otro lado, recuerda apagar/encender la luz con las proyecciones, en particular. Recuerda, puedes pedir a un alumno que esté atento a este asunto. Y finalmente no olvides que a lo mejor estás en un país muy soleado (como España) donde el sol puede llegar a quemar. Observa a tus alumnos y baja las persianas si piensas que los rayos solares pueden estar molestándoles.

Ventilación. Las ventanas son fundamentales para descargar el ambiente de clase; no olvides abrirlas antes y después de la lección. Sin embargo, es aconsejable cerrarlas durante la misma ya que tus alumnos pueden tener problemas para oírte debido al ruido externo. En cuanto al aire acondicionado, intenta que sea agradable, ni demasiado frío ni demasiado caluroso. Para ello lo mejor es preguntar cada cierto tiempo, aunque con la observación podrás ver si tus alumnos están a gusto o no. Si este tema te distrae, da el mando a un alumno de confianza para que lo controle y sea el encargado de preguntar a sus compañeros. No olvides que es bueno delegar tareas que pueden desviarte de tu labor como docente, ya que al mismo tiempo creas ambiente de responsabilidad y democracia entre el grupo.

Olores. No prohíbas la comida y la bebida en clase, ya que puedes crear frustración o mal “rollo”. Es aconsejable que durante los primeros días de clase recordemos a los estudiantes, con cierto humor, que es mejor dejar estos placeres para las pausas. Yo siempre les digo que pueden comer, mientras me den algo a mí, ya que también tengo mucha hambre. O les insinúo que su café huele demasiado bien y no puedo dejar de pensar en que también quiero uno. En cuanto a personas con comportamientos antihigiénicos (se quitan los zapatos en clase, no usan correctamente el desodorante), podemos crear algún tipo de actividad o texto sobre reglas culturales en España, donde se incluyan de manera sutil todos estos temas que pueden ser debatidos entre todos sin señalar a nadie en concreto.

Vestimenta. Al igual que el punto anterior, podemos crear algún tipo de actividad que recuerde que estamos en un ambiente académico y que ciertas vestimentas no son adecuadas (ir en biquini, con pantalones muy cortos, etc.) Por ejemplo, al dar vocabulario de ropa podemos describir en qué situaciones se pueden vestir así: en la playa llevamos biquini, en las fiestas llevamos vestidos largos, ¿y en clase…?.

Pausas y tiempos. Cuando hablamos de bienestar también hablamos de relax mental. Tus alumnos no pueden aburrirse en clase, pero tampoco deben estresarse. Respeta sus pausas para el desayuno (y las tuyas), sé puntual, sé agradable con los alumnos impuntuales, pero ríñeles con cariño. Prepara actividades de calentamiento para esperar a estos alumnos que vienen con retraso, pero que no parezca una pérdida de tiempo. Y, sobre todo, no des tiempos para que realicen la actividad, simplemente observa, analiza y pregunta si han terminado la tarea para no asfixiarlos. De hecho, una misma actividad puede ser realizada en cinco minutos por un grupo y en quince por otro. Dales tiempo.

Número de alumnos en el aula. ¿Qué ocurre cuando tenemos demasiados estudiantes? Estamos apretados, no podemos movernos, olores, ruido, entre otras molestias. Soluciones: pedir un cambio de aula si es posible. Si no lo es, podemos colocar las mesas enfrentadas formando grupos de trabajo (suele ahorrar espacio). También podemos generar turnos de palabra y pedir a los grupos que hablen moderadamente. ¿Qué ocurre cuando tenemos pocos alumnos? El profesor debe acercarse a ellos e intentar que no se sienten lejos los unos de los otros, para intentar crear conciencia de pequeño grupo de trabajo.

Tecnología

En este punto hablaremos sobre todo de la calidad de los dispositivos.

  • Altavoces. A veces no son los adecuados y reverberan, ¿qué podemos hacer? Tenemos varias posibilidades. Pedir unos nuevos al centro. Hacernos con un altavoz bluetooth. Usar copias con las transcripciones. O incluso tomarlo con humor y comentarles a los alumnos que este será un reto para ellos.
  • Ordenador. Falla, no conecta con internet, tiene virus. Lo importante es tener siempre un plan B, en mi pendrive, en fotocopias, incluso con la misma pizarra. No podemos depender del ordenador y mostrar nuestra frustración delante de los alumnos. También es aconsejable que los estudiantes usen sus propios móviles. ¿Por qué no dejarles buscar alguna fotografía o información que puedan compartir? Casi todos los centros tienen conexión wifi ,por lo que no suele haber problema en ese sentido.
  • Proyector. Esta tecnología cada vez está quedándose más obsoleta. Además, debes tener cuidado con los reflejos y las pantallas borrosas. Asegúrate de que todo funciona bien antes de clase, o, mejor aún, encarga a uno de tus alumnos que compruebe que todo va bien y delega (recuerda, ¡delegar es bueno!).
  • Móviles. No prohíbas los móviles en clase. Un alumno sin móvil es como un alumno sin mano derecha. Simplemente genera rutinas de uso y recuérdales que no deben traducir directamente las frases, solo palabras. Y si sospechas que están “wasapeando”, tómatelo con humor y sácale partido al asunto (¿Con quién hablas, ¿con tu amor? ¡Normal, no podéis estar separados!, Blablabla) Si ellos son conscientes de que te das cuenta de cuando se distraen, ellos mismos dejaran apartado el móvil y se centraran en la lección.

Finalmente, recuerda que durante la clase y fuera de ella tú eres más que un docente, eres su apoyo y su guía. Sobre todo, cuando hablamos de alumnos que están en inmersión y se sienten un poco perdidos y necesitan consejos. Tras finalizar la clase no corras, espera unos minutos, recoge con calma y pregúntales si están bien, si entienden la clase, cómo les va con sus familias de acogida, si les gusta la comida… Hazles ver que les tiendes la mano y que pueden contar contigo. Finalmente, conseguirás que la clase fluya con naturalidad y eso repercutirá en el buen ambiente, e incluso, aprenderán un español de un modo más profundo, ya que cuando el cerebro está relajado y el cuerpo le acompaña, todo parece más fácil de digerir, ¡incluso en subjuntivo!


Vanesa CasadoEste artículo ha sido escrito por Vanesa Casado, profesora de CLIC International House Cádiz. Derechos de autor de la imagen de este post: CLIC International House Cádiz.


formacionele

Si te interesa formarte para dar clases de español, recuerda que tienes toda nuestra oferta de cursos en formacionele.com.