Materiales para la clase de español

¿Qué papel le damos a los materiales en la clase de español?

-

A poco que se observe se puede ver fácilmente que la relación entre los docentes y el material de aprendizaje es la clásica de amor y odio. Sólo hay que hacer la siguiente prueba: dirígete a la sala de profesores de tu escuela y deja sobre la mesa una novedad editorial. En cuestión de minutos tendrás a varias personas revisando con interés el material y casi de forma instantánea criticándolo.

Es bastante probable que alguien incluso suelte el clásico: “Esto lo podría hacer yo mejor”. A menudo la relación pasa de flechazo a decepción en apenas unos instantes. Nos sobra con echar un vistazo a la portada o al índice y ya lo hemos incluido entre nuestras filias o nuestras fobias.

La mayoría de las críticas se centran en aspectos muy concretos: la autenticidad de las muestras, la adecuación al nivel de clase, la secuenciación de actividades y, por supuesto, el aspecto gráfico de esos materiales. Algunos de estos criterios se pueden achacar a los autores y editores, pero otros son cuestiones responsabilidad del propio docente.

¿Y esto por qué ocurre?

En mi opinión este divorcio entre expectativas y realidades se puede evitar teniendo en cuanta algunas cuestiones que definen el papel que podemos y debemos dar a los materiales dentro de nuestra clase:

  • El proceso de creación de materiales exige una serie de competencias más allá de las puramente docentes, por lo que parece buena idea ponerse en manos de profesionales que cuentan con el tiempo, los medios y la experiencia necesaria para crearlos y evaluarlos de manera adecuada.
  • Los materiales publicados, ya sea por una empresa editorial de prestigio o por un profesor de manera personal en su propio blog, están diseñados para una situación de aprendizaje específica, más o menos amplia. Teniendo en cuenta que hay unos veinte millones de estudiantes de español en el mundo, pensar que algún tipo de material de enseñanza puede servir para llegar a todos ellos no tiene sentido. Es imposible, por lo tanto, que les pidamos un alto grado de estandarización.
  • Cualquier material NO ES MÁS que una propuesta. Excepto en aquellos contextos en los que vienen impuestos por cuestiones curriculares, el profesor puede adaptar los materiales a las necesidades específicas de cada situación de aprendizaje. Por lo tanto, buena parte de su eficacia depende de la capacidad de gestión del docente.
  • Y al mismo tiempo cualquier material ES MÁS que una propuesta. Si desgajamos un texto, una actividad o una secuencia de la tarea más amplia, probablemente estemos desvirtuando su sentido y creando, por lo tanto, una nueva situación que los autores no habían planteado originalmente. De nuevo, la responsabilidad final recae sobre el profesor, que decide cómo y cuándo usar esas piezas obviando el plan de trabajo para el que fueron creadas.

Buscando soluciones

A partir de estos presupuestos hay unas cuantas acciones que podemos llevar a cabo para integrar de una manera más natural el uso de estos materiales en nuestra gestión del aula. Aquí os dejaré algunas propuestas que mi compañero Antonio Orta utiliza en su clases:

  • Incorpora a los alumnos en la toma de decisiones, preguntándoles qué materiales les han interesado más y por qué.
  • Ya que estás, pídele a tus alumnos incluso que participen en la selección y el diseño de esos materiales.
  • Trae elementos de la vida diaria, para enriquecer el plan de trabajo con propuestas auténticas (carteles, folletos, menús).
  • Aprovecha los recursos digitales para llevar el aula a las redes sociales (blogs, podcast, vídeos).
  • Aporta incluso elementos que no necesariamente sean productos comunicativos. Cuando toque explicar los alimentos, lleva fruta a clase, por ejemplo.

Y estas son sólo algunos planteamientos. Estoy seguro de que si los ponemos en común, surgirán un montón de ideas más.

 


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, director del centro Clic International House Cádiz, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Derechos de autor de la imagen de este post: GotCredit.

2 Responses to “¿Qué papel le damos a los materiales en la clase de español?”

  1. Cristina Conradi

    Me parece un tema interesantísimo y muy importante en el día a día de la dinámica del aula. Las propuestas de Antonio Orta son magníficas, en concreto la de llevar elementos de la vida diaria e incluso productos representativos como comida, personalmente los he empleado en varias ocasiones y me han funcionado siempre de forma muy efectiva! El resto de las propuestas me parecen fantásticas también. Hay que abrirse siempre a nuevos horizontes y explorarlos sin miedo aunque nos cueste al principio! Gracias por recordarnoslo como siempre en vuestro increíble blog

    Responder

Deja una respuesta

XHTML: Puedes usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>