En defensa del buen hablar y del bien escribir

-

Una lengua, lejos de ser algo rígido e inerte, es un ente vivo en constante cambio. Las palabras saltan de boca en boca, de página a página y de pantalla en pantalla. Vocablos y expresiones cambian su valor, se inventan voces, se introducen las de otras lenguas y se modifican las propias.

Estos cambios producen una vacilación entre los usuarios que van tomando soluciones distintas, incluso entra en juego la improvisación. Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que del uso que hagamos de la lengua dependerá su futuro.

Todos somos responsables, ya que la lengua no es de nuestro uso particular sino que la compartimos con casi 500 millones de hablantes. Por eso es tan importante mantenerla e intentar que haya la máxima unidad. Como bien dice Darío Villanueva Prieto, director de la RAE, igual que existen unas normas de circulación que, en teoría todos los conductores conocen, existen unas normas de uso de la lengua que todos deberíamos también conocer.

Todos somos testigos de los problemas que están afectando a la lengua española durante los últimos tiempos: a veces producidos por desconocimiento, otras por falta de atención o cariño e incluso otras por “contagio”.

Este problema nos afecta a los profesores directamente. Nosotros tenemos la obligación y la responsabilidad de ser defensores y buenos conocedores del buen hablar y del bien escribir. Pero, ¿qué debemos conocer? ¿dónde podemos consultar? ¿cómo puedo saber si escribo bien una palabra? ¿cuándo uso los dos puntos? ¿cuándo un punto y coma?

Sería interesante investigar qué publicaciones o páginas en la red (organismos, asociaciones, fundaciones) podemos consultar para resolver nuestras dudas más habituales. Dudas de carácter ortográfico, morfológico, sintáctico o lexicosemántico.

Esto es justamente lo que os voy a proponer: que investiguéis y respondáis estas preguntas entre todos y que comentéis las respuestas de vuestros compañeros. Cuando las tengamos todas resueltas os propondré otras:

  • ¿Cuál sería la forma correcta: “tele operadora”, “teleoperadora” o “tele-operadora”?
  • Después de los dos puntos. ¿escribimos con mayúscula o con minúscula?
  • ¿Se acentúa la “o” entre cifras?
  • ¿Es correcto decir “detrás mío”, “encima mío” y “al lado mío”?
  • ¿Hay que poner tilde en las letras mayúsculas?
  • ¿Cuál es la forma o formas correctas: croissant, cruasán o croissant?
  • ¿Cuándo usamos “deber” y cuándo “deber de”?

¡Espero vuestras respuestas!


Geni AlonsoEste artículo ha sido escrito por Geni Alonso, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: Pixabay.

¿Por qué las actividades de comprensión auditiva generan ansiedad?

-

¿Por qué las actividades de comprensión auditiva suelen generar ansiedad en la clase de idiomas? ¿Qué podemos hacer profesores y alumnos para minimizar este sentimiento?

En primer lugar hemos de partir de la idea de que entender, por ejemplo, una conversación entre dos personas en un audio (sin imagen) es más difícil que si la escucháramos en la vida real.  Los gestos, las expresiones faciales, corporales, las reacciones y otros elementos de comunicación visual intervienen de manera decisiva en la comprensión de los mensajes.

Además hay que tener en cuenta que la necesidad de entender conversaciones en las que actuamos como meros oyentes es poco frecuente. Desde esta idea, los profesores hacemos más uso de documentos audiovisuales y cada vez nos planteamos más qué tipo de textos orales merecen la pena llevarse al aula, relegando a la exclusividad del audio aquellos a los que verdaderamente el hablante de una lengua puede tener que enfrentarse.

En cualquier caso, e independientemente del formato de nuestras actividades de comprensión auditiva, estas frecuentemente generan en el alumno ansiedad y en muchos casos, frustración. ¿Por qué?

La respuesta no deja de ser una obviedad: para comprender un texto (oral o escrito) llevamos a cabo varias operaciones mentales. Por un lado necesitamos reconocer la información lingüística, el significado literal de las palabras y las frases, y en el caso de la comprensión auditiva hemos de añadir la dificultad de reconocer sonidos. Y por otro, debemos interpretar esa información, identificar la intención. El MCER (capítulo 4, apartado 4.5) habla de cuatro pasos:

  • la percepción del habla y de la escritura: sonido/carácter y reconocimiento de las palabras (cursiva y negrita),
  • la identificación del texto, completo o parcial, como adecuado,
  • la comprensión semántica y cognitiva del texto como una entidad lingüística y
  • la interpretación del mensaje en el contexto.

El alumno en muchas ocasiones se detiene o se bloquea en la primera operación: quiere o piensa que tiene que entender absolutamente todo, de manera que en la tarea de reconocer sonidos e identificarlos se pierde. Y en otras no es capaz de realizar una interpretación eficaz del mensaje porque le falta información extralingüística o cultural.

Este chiste aparecido en un periódico español muestra de una manera cómica la realidad de cómo cada persona interpreta un mensaje:

 Consejos para trabajar las actividades de escucha

1. Fomenta una actitud positiva ante las dificultades de la escucha.

  • Resalta lo que el alumno ha escuchado frente a lo que no ha entendido.
  • Antes de la siguiente escucha o corrección, deja que los alumnos comparen sus respuestas en parejas.
  • Propón tareas que permitan varios niveles de respuesta: toma nota de algunas características, contesta mínimo a tres de estas cinco preguntas.
  • Fija la atención: marca una tarea clara de escucha y asegúrate de que esta sea realista (que se pueda hacer).

2.  Activa los conocimientos previos sobre la situación y las personas que hablan, de manera que el alumno sepa lo que va a escuchar, a quiénes y por qué.

  • Muestra una imagen con la que puedas  reproducir gráficamente la situación.

3. Contextualiza el tema y anticipa conocimientos sobre él. Un desconocimiento de este hace imposible la interpretación del mensaje.

  • Haz una lluvia de ideas.
  • Realiza actividades previas con información sobre el tema.

4. Preenseña palabras clave útiles para la comprensión.

5. Anticipa conocimientos culturales necesarios para la interpretación.

6. Minimiza los problemas que pueda tener ese audio sobre la velocidad, el ruido o la variedad lingüística, entre otros.

  • Secuencia las tareas de manera que se hagan varias escuchas para las diferentes actividades propuestas.
  • Simplifica el ejercicio.
  • Plantéate prescindir de la actividad de comprensión auditiva.

¿Quieres añadir alguna sugerencia más?

 


Sonia EusebioEste artículo ha sido escrito por Sonia Eusebio, tutora en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español. Imagen de portada de este artículo: Holly Lay.

Saber más sobre la Gramática Cognitiva en la clase de español

-

Hace ahora un año apareció publicada en el blog Formación en un clic esta entrada de Reyes Llopis que nos invitaba a reflexionar sobre el uso de la Gramática Cognitiva en el aula de español.

El post, que tuvo bastante alcance dentro de las redes sociales de ELE, sirvió como pistoletazo de salida para el curso en línea que la profesora Llopis impartió en nuestra plataforma sobre estas mismas cuestiones.

Dado el éxito de esta convocatoria, hemos decidido volver a ofrecer este curso, que tendrá lugar entre el 18 y el 31 de mayo, bajo el título La gramática en la clase de español. Se puede encontrar más información en este enlace.

Como se puede ver en la descripción del curso, el programa tiene un marcado carácter práctico y se organiza en formato de taller participativo. Esta propuesta puede ser una muy buena forma de ponerse al día en un aspecto crucial de nuestra labor docente: la enseñanza de la gramática.

Os dejamos una versión infográfica del primer post de Reyes Llopis. Seguro que os resulta de interés para reflexionar sobre estas cuestiones.

 


Francisco HerreraEste artículo ha sido escrito por Francisco Herrera, director del centro Clic International House Cádiz, coordinador y tutor en formacionele.com, la plataforma International House para la formacion de profesores de español.